Saturday, April 08, 2006

Odios viscerales. "Personas" a las que les deseo la muerte

Don Silvio Berlusconi
¿Y por qué le deseo yo la muerte a este payaso sino me ha hecho nada?. ¿Conozco acaso la realidad italiana?. ¿Siento como siente un italiano de "su" oposición política?. ¿Entiendo la forma de actuar de un pueblo tan complicado y diverso?. ¿Qué sé de este "caballero" que tanto me irrita cuando lo veo por televisión?.
Y qué más da. También odio a muerte a Manuel Fraga, a Pinochet, a Castro y a la Duquesa, me cago en los muertos de Aznar y de Alfonso Guerra y de cien mil miserables que aparecen por la caja tonta. Estrangularía lentamente (previa violación) a unos cuantos heteros de mi ciudad y no me remordería la conciencia el tema de que no los conociera en la intimidad, que me expliquen si quieren el motivo por el cual obran de una forma que a mi me altera en lo profundo de mi ser. Se trata de un odio visceral y como tal va implícito un componente de irracionalidad que evita cualquier razonamiento del hecho en si.
Berlusconi es una infamia y una verguenza. Es un capo de la mafia que él mismo, escudándose en una sensibilidad demócrata (que no es la mia, aunque lo parezca) prometió erradicar de su país ( y luego en el poder, liberó de las cárceles a los corruptos y miserables). El mismo ya desde un temprano 1979, cuando sólo era un empresario turbio estuvo implicado en delitos judiciales de desfalcos y fraudes, de cuyas condenas se libró gracias a las leyes de amnistía de Andreotti.
El mafioso tiene que ser campechano, comunicador, tener don de gentes. Son requisitos que él cumple a la perfección. Debe ser un poco pueblo para llegar al ídem. Asustarles con la invasión roja, que está ahí, a la vuelta de la esquina ( como si no supiéramos que el comunismo atufa a cadáver desde hace unos cuantos años). Y el pueblo, que es de por si conservador ( conservador de su trabajo, de su casa, de su bienestar), recibe como agua de mayo a los salvadores que les prometen preservar todo valor tradicional. Como Gil aqui, sólo que Gil odiaba la política y se quedó en Marbella gozando del sol y la sangría, como millonario ya no quería nada más. Y como Gil, tuvo un equipo de fútbol que fue el Milano, de amplios triunfos en los ochenta, a pesar de que su juego era el más aburrido del mundo. Y tuvo una supercadena de televisión, el canal 5, que lo trajo Lazarov a España (antes ya lo padecieron los franceses). Y con Tele 5 a mi el señor Berlusconi me agobió. La horterada supina, el mal gusto mediterraneo inundó el oasis de las nacientes privadas, frustrando un montón de expectativas de cambio en el campo de la comunicación( apareció el circo mediático, lo chabacano, nació el zapping, basicamente zapeo de tetas). Pero atención con la tele de la "izquierda": Celentano hace mierda, la sexta es mierda, la Cuatro...Todo aquel mundo que despiadadamente parodió Fellini en su Ginger y Fred, y antes, aquel tutti frutti de realizadores de la peli magnífica Buenas noches, señoras y señores. La 5 en sus primeros años fue terrible. Yo no la pude sintonizar hasta mediados de la década pasada, pero aún andaban dando coletazos los Vips y los Bluffs, super platós huecos de contenido, pese a los mil colores que los llenaban. Por entonces Berlusoni ya era político. Con esto quiero decir que funda su Forza Italia a base de mensajes pedestres de salvapatrias. Y para ello, tenía que desligarse por completo de su identidad pasada de empresario emprendedor.
Lo consiguió en parte pero los escándalos financieros siguieron apareciendo a su alrededor (incluso su hermano, un Juan Guerra cualquiera fue encarcelado). Se coaligó con una fauna variopinta (de fascistas a separatistas del norte pasando por el vaticanismo) con la insana intención de derrocar a una izquierda ya bastante noqueada per se ( el muro de Berlin jodió el sueño comunista y las hornacinas a San Antonio Gramsci perdieron culto de forma radical). Sin embargo a don Silvio le costó trabajo llegar al poder. Como lider de la oposición fue implacable, feroz. Buscaba de forma enfermiza provocar elecciones anticipadas. La izquierda se hundió ella sólita en cambio y en 2001 Forza Italia sube al poder.
Y lo más curioso y que me jode y que me parece una incongruencia o paradoja del destino es que en esos cinco años mandando creó uno de los gobiernos más sólidos y estables que ha tenido el pais en cuarenta.
Este domingo y el lunes también Italia vuelve a las urnas. No tienen mucho dónde elegir. Prodi se ha vuelto loco y ha juntado a un montón de izquierdosos que por naturaleza no se entienden entre ellos para nada e intenta asi, desde la óptica vendible de un centro izquierda unificado derrocar al todopoderoso Cavalieri (y de paso favorecer el puto bipartidismo que hundirá para siempre a la mierdosa democracia en el fango de las superestructuras decadentes y ruinosas). Lo que vaya a pasar a partir del martes es una incógnita, pero creo que nos sorprenderá a todos. Porque a los italianos no los entiende ni la madre que los parió. Que ellos se lo coman.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home