Saturday, April 01, 2006

GENTUZA. Le damos un nuevo enfoque a las revistas del corazón ( para que te limpies el culo con ellas )

un sarao de Gilda Love en régimen de libertad provisional

Viene a colación en mi apartado Gentuza todo el caso Marbella por haber saltado esta semana a las portadas de las revistas del corazón y a los programas de cotilleo. Marbella ha estado siempre presente en el objetivo de las cámaras indiscretas y su fauna fue muy bien acogida por lo rosa universal. La redada policial en el ayuntamiento ha sido de antología del disparate nacional.
Unos veinte detenidos incluida la alcadesa Marisol Yague y mi amiguísima Isabel Gómez Marcos, la pobre con un cáncer de espalda y viendo interrumpida su luna de miel. Todo me parece tan increible como increible ha sido siempre la situación de una localidad que gracias a los multimillonarios de la aristocracia y los jeques árabes fue paradisíaca versión hispana del Montercalo más glamouroso. Ahora es hortera y corrupta, antes fue principesca y chic.
Adoro los tiempos de Alfonso de Hohenloe. Sus matrimonios, primero con la Ira de Furstemberg ( bellezón con apellido de perversión de Sacher Masoch) y sus dieciseis dias que duró la celebración; luego con Jackie Lane que no duraron nada, era actrizilla y habló pestes de ella o la última, la Marilys que le limpió el culo cuando el cáncer de próstata y terminó tirándose por la ventana. Alfonso de Hohenloe, inventor del deporte finísimo del paddle, emperador de todos los saraos, hombre de negocios ílicitos...Como Jaime de Mora y Aragón, especialista desde muy crio en el bonvivantismo. Derrochaba millones ya en la cuna provocando la enemistad de su pía familia. Marcha a Paris y se pone de bohemio existencialista, duerme en los bancos de los parques y de dia anda de cháchara con Sartre. Cuando se casa la hermana no le invitan a la boda y se arma la de San Quintín. En Madrid por el dia se mete a taxista y de noche de pianista de puticlub. Mujeriego empedernido, amante de nínfulas demasiado criajas para entrar en lo politicamente correcto. En Argentina se hace luchador de wrestling ( no lo creerás pero es verídico, el catch-as-can, que no el cancán, ojo). Y sus películas, su triunfal llegada a Marbella. En realidad estaba arruinado pero siempre iba impecable a las fiestas de Gunilla, de Santo varón.
Y Gunilla los acogió en su seno. Ella y Luis Ortiz, un pícaro casposo, paracaidista en tiempos y falsificador por pura supervivencia. El look de cada uno de ellos era, sigue siendo total, su vida sentimental se presume tormentosa. Sus noches de borrachera y cama algún dia se contarán para dejarnos a todos los pobres mortales, los que no tenemos donde caernos muertos, totalmente boquiabiertos. Pues sé de buena tinta que entre sus prácticas habituales están la lluvia dorada y el travestismo ( ella se viste de canciller y él de Barbie indecente). Espartaco Santoni corona un marco de inquietante belleza. La mejor Marbella la resume en sus memorias. Fue protagonista bizarro de sus noches gloriosas. Look de pirata bananero, con sus Levi's falsos lavados a la piedra, su perilla y pañoletas estampadas, su retahila de hermosuras (salvo el inexplicable último ligue, que aún no lo conseguí entender). Léete si aun no lo has hecho sus memorias eróticas. No tienen precio, el capítulo dedicado a Marujita es de lo más intenso desde la aparición al mercado de las 11.000 vergas de Apollinaire.
De toda la caterva de millonarios de pego, quiza los peores fueron Kimera y marido (ya no hablo de los actuales especímenes de frikismo de quinta categoria como los condes draculines, que sólo su nombre ya suena a película de los Hermanos Calatrava) aunque tuvo su aquel lo del secuestro exprés de la pequeña monstrua Melody (no la buenorra piba de ahora, sino la original de los ochenta).
Con la era Gil la especulación urbanística se elevó a la máxima potencia. El pueblo adoró los tejemanejes del padrino seboso, lo votaba a ciegas porque dejaba los centros de putísima madre. Pero él engordaba cada vez más gracias a sus chanchullos que no paraban de expandir territorios (alcanzando al mundo del fútbol y los medios de comunicación: los primeros años de TELE 5 lo tenían metido en un jacuzzi continuo). Gil dio toque faraónico (tal como lo entendía este ser mediocre) a una turística localidad que creció a lo alto y no a lo ancho. En cambio el faraón daba siempre mega cacique para su propio pesar. Ahora que han encontrado en la residencia de la alcaldesa un tigre enjaulado no puedo pensar más que en lo mucho que se criticó el caballo del alcalde difunto. Por no hablar de los elefantes disecados de la Gómez Marcos, en un asombroso ejemplo de megalomanía de la oposición. Increible, inaudito.Ahora sé de dónde sacó mi buena Isabel los dineros para su liposucción. Antiguo azote de Gil me pasma la rapidez con la que ha llegado a acumular toda esa ingente cantidad de dinero. Pero bueno, ya sabemos que aqui el que no corre, vuela. Todo está podrido en mi Marbella, ni Julián Muñoz pudo aportar a su bravuconeria una pizca de charme más que la que contenían sus botes de gomina tan popularizados por él durante su mandato.
Asi que este verano me vuelvo a Torremolinos, que está a un paso y el Hotel Pez Espada me sigue acogiendo muy bien (antes de que construyesen en aquel herial el Marbella Club los macarras de lujo se apoltronaban en este hotel). Lo dicho: que los juzguen y purguen su mediocridad en la trena.
Firmado, una nostálgica de su Jet Set.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home