Monday, March 27, 2006

vidas trans 5. Angie Von Pritt

por Maricón Martinez

La semana pasada hablé del espectáculo Incógnito como uno de los más representativos del emerger del arte trans en los escenarios. Decía la publicidad: Dos shows de sexo y erotismo, comicidad y exposición de los más sensacionales atributos con que la naturaleza dotó al hombre (como no) a la mujer y...por eso nuestro espectáculo se llama Incognito". Por allí andaba nuestra trans de la semana, Angie, Angie Von Pritt. Más conocida como la doble de Bárbara Rey. Su parecido con la famosa vedette era asombroso. Casi calcaba sus maneras, su forma de peinarse...todo. Como super star brilló muy alto en la Compañia Incógnito, que por entonces tenía tres grupos dando vueltas por toda España. Tal vez la rival de Angie, la más fuerte por entonces, por personalidad, belleza y edad era Bibi Andersen. He colgado una foto en la que podeis admirarlas a ambas en su plenitud hormonal.
Le gustaba el teatro. Anduvo involucrada en la pieza de Portoles "Charly no te vayas a Sodoma", que fue típica obra de la apertura y que a mi me gustaba más que otras más renombradas tipo "Oh Calcuta". Qué quieres que te diga, era como... más nuestra.
Como por alli también andaba el fundamental Pierrot pues la conexión se hizo entre ambos inmediata.
Angie nació Angel. Hizo el servicio militar, ya que las Fuerzas Armadas no hacían distingos de aquella, caía todo quisque. Más tarde su padre se fue a Canadá y ella marchó con él. Al volver a Barcelona se convierte en Angie, se tiñe el pelo de rubio, contacta con su madre, que se había quedado en España y le expone su deseo de dedicarse al cabaret. La madre lo acoge muy bien ( suerte de madres comprensivas), y le ofrece la posibilidad de que la acompañe ella misma en sus espectáculos. Sino como manager si por lo menos como madre de la artista, que ya es un título lo suficientemente de responsabilidad, como bien sabrás. El tópico de madre de la artista ha dado ejemplos increibles a lo largo de la historia del espectáculo, de tenacidad y de férrea autoridad como para escribir un libro a cuenta de ellas. Madres terribles en su afán de protección, madres geniales, algunas más artistas que las artistas que parieron, como la Sebastiana de Estrellita Castro o la de Juana Reina.
Como doble de Barbara Rey daba el pego. La vendían de forma habitual en revistas como el Lib o Papillon de esta guisa y a ella en modo alguno le parecía mal. Al contrario, se aprovechó en lo que pudo. Ahora que me cuente ella a mi que ya llevaba ese look antes de ponerse de moda la ex de Angel Cristo que me lo voy a creer. Pero bueno, es normal. Forma parte del ego de cada cuál. La propia Barbara le facilitaba las cosas con su tono agudo de voz, sus facciones andróginas y su pasado de go gó descarada. En más de una ocasión la propia Barbara tuvo que desmentir su condición de trans tanto había crecido el rumor gracias un poco a la existencia de una tal Angie Von Pritt por los escenarios de España. La Von Pritt habla de Barbara con respeto y suele comentar que si en algo se parecen no es precisamente en el físico sino en sus gustos sexuales y en la forma de ser: A las dos nos gustan las mismas pieles, los mismos políticos. Tenemos los mismos vicios.
Angie se enamora del empresario de Incógnito. Tiene un fuerte carácter y eso la hace proclamarse artista que cumple siempre con lo que el público le exige. Su intención nunca fue enseñar el pene en público, además no le pagaban para eso. Abandona el Rialto de Barcelona por que lo que se está haciendo la aburre. Además tiene palabras feas para su compañera Madame Arthur a la que acusaba de lenta y torpe en sus movimientos en escena, debido sobre todo a que se pasaba borracha gran parte de la jornada. A pesar de haber sido buenas amigas reconocía que Bibi sólo tenía una cara, no podía ofrecer más. Estas declaraciones tienen sus añitos, por que fíjate lo que llegó a ser Bibi con el devenir de los años ( sobre todo gracias a su providencial encuentro con el Almodóvar) y qué es lo que fue de Angie, gran olvidada.
Termino con unas declaraciones que la definen perfectamente: Yo al público les muestro a una señora imponente que sabe serlo.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home