Saturday, March 25, 2006

RIP


1.945 - 2.006

1.
Más bonita que ninguna
2. Me están mirando
3. Contenta
4. Que tengas suerte
5. Quisiera ser un angel
6. Cartel de publicidad
7. Qué ilusión
8. Mi corazón
9. Los dos
10. El diplodocus
11.Mi corazón de trampolín
12. Volver a verte
13. La reunión
14. Mascia
15. Un muchacho formal
16. Tu carita
17. Canción de juventud
18. Tengo 17 años
19. Mucho más
20. Mi amigo

son tantas las cancioncillas de Marieta que me gustan..., que yo que sé. He puesto veinte, y veinte más hubiera podido añadir, casi todas las de su etapa años sesenta. Estoy conmocionado al enterarme de la noticia (por cierto, me lo cuenta Tele 5. El locutor conecta por teléfono con la bruja de la Villacastín, la cogen despistada y sólo se oyen unas risas de la víbora por la línea. Sinceramente, no saben ni crear una atmósfera de dolor). No sé qué decir, la verdad. Que adoraba el repertorio que le escribieron Guijarro y Algueró y Los Brincos. Que me gustaba más como dinámica que Marisol. Que estaba más jamoncita que la malagueña, incluso. Que odié sus personajes, aquellos prototipos de muchachita falsamente moderna y sabihonda, pero que daba igual porque en ella se vislumbraba ya a una mujer excepcional, de fuerte personalidad y con madera de sobra para los escenarios de medio mundo. Fue capaz de dar un vuelco a su carrera y asombrar en su paso por el teatro comprometido, por las películas osadas ( "Me siento extraña" fue un suceso, ella y Barbara Rey entregadas a polvos lésbicos rompieron esquemas), su militancia política (detenida en su momento por figurar en una manifestación de actores), su bravura para el corrido (aunque me quede con las aborígenes ella brilló a gran altura en la canción ranchera. Además los mexicanos la adoran y esa es suficiente garantía de casta).
Marieta fantástica, acaparo tus discos a 45, tus postales, tus libritos de la Editorial Felicidad con las novelizaciones de tus películas (con autorización de Epoca Films S.A., claro) desde adolescente. Conocí tu yeyeísmo excelente gracias a la inestimable ayuda de ese empedernido coleccionista que es mi amigo Manolo que me enseñaba nuevos Ep's que encontraba en Ferias y rastros mil a precios desorbitados. Además me contaba sus chismes de drogas que me hacían sonreir sin no poco sonrojo (en cualquier caso eso te hacía más auténtica),
de Junior al que todos deseabamos (según mi amigo, en los sesenta el bello filipino con quien de verdad estaba liado era con Juan Pardo, éste último no se lo llegó a confirmar a Manolo, cuando coincidieron ambos en la sauna, pero es bonito potín)...y nunca en nuestras conversaciones llegábamos a Juan Gabriel, pues lo encontrábamos fuera de tiempo y de nuestro estilo. Lo encontrábamos de muy mal gusto, y punto. Teniendo a Algueró que quieres que te diga... Voy a llamar a Manolo, haber si lo cojo en casa, estas noticias supongo que le dejarán un poco trastocado. Pero asi estoy en este preciso instante yo.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home