Thursday, March 16, 2006

Odios viscerales. "Personas" a las que les deseo la muerte.

LA PUTISIMA SGAE


Si esta corrupta asociación u ONG o lo que sea se ha salido de madre denunciando a diestro y siniestro también es cierto que hay muchos juicios que van afortunadamente perdiendo. Los intocables mafiosos exigen respeto y que acatemos sus cánones e impuestos desmedidos. Recaudando de nosotros podrán ser ellos más poderosos y los de siempre salir beneficiarios en sus estratégicos planes. Estratégicos y maquiavélicos. Se escudan en un supuesto código ético pero a su vez admiten que compremos los cedés vírgenes con tal de que paguemos ese cánon adicional. El encarecido producto asi pasaría a costar la hostia de pelas más. El caso paradójico es que un cd virgen no tiene porque ser forzosamente utilizado para piratear música; puedes realizar un montón de historias para tu provecho personal sin delinquir, como trabajos de estudios, grabar la comunión de tu prima, etc, etc. Son sesenta céntimos por disco que lo que hacen es engordar sus arcas a cuenta del pobre. Después no quieren que les llamemos mafia. El daño que están haciendo a la música estos señores es infinitamente más grave que el de la mafia de enfrente; la otra, la que maneja a los negritos y a los chinos de las mantas. Porque la realizan en nombre de una buena moral y se amparan en el Estado todopoderoso.
Estamos hartos de razonar ideas archisabidas buscando un mínimo momento juicioso a todo esto, como que piratería ha existido siempre con las cintas cassete que todo quisque se grababa de la radio o las pelis de la tele almacenadas en cintas VHS. Entonces, ¿a santo de qué su histeria actual?. Claro, Internet. Se les escapó de las manos, y más que se les escapará. Porque saben que tienen la batalla perdida, a no ser por los impuestos por el Mp3 y los servidores de aqui. Pero a no ser por ello, no pueden cerrar un universo increiblemente más abierto que lo son sus estrechas mentes de burócratas trajeados. El panorama cultural en este pais ya es lo suficientemente penoso como para que ellos en cohabitación con AFYVE o la AIE intenten ponerle trabas a un amplio sector de la población que carece de dinero como para andar gastándose entre veinte y treinta euros en la música que entre todos ellos intentan vendernos. Cualquier ciudadano normal en su sano juicio pirateará para conseguirla, porque ama la música (aunque cada cual la entienda a su manera). La SGAE echará la culpa del encarecimiento a los mafiosos de enfrente, claro. Olvidándose que los piratas también son ellos al cobrarnos precios desorbitados en connivencia con las multinacionales.
Los músicos de la escena alternativa lo tienen jodido puesto que las pequeñas compañias donde graban, esos sellos que buscan novedad y riesgo deben pagar un tanto por ciento a la Sociedad Sacrosanta por absolutamente todas las copias sacadas, mientras que en el caso de las grandes discográficas sólo pagan impuestos por las vendidas. No es ni ecuánime ni mucho menos razonable. Es tan sólo para partirles la cara. Pues los alternativos deberán cumplir con el impuesto revolucionario (como un dia definió comatoso Jaime Peñafiel) para enriquecerle los dividendos al Alejandro Sanz, por poner un ejemplo de niño mimado de nuestra música. Además los indies si quieren interpretar alguna versión de algún "clásico" en directo o en disco deberán andarse con cuidado porque si los pilla algún encorbatado de estos les obligará a soltar el money en nombre de nosequé defensa del autor. De risa (independientemente del hecho de que esté feo que se apropie nadie del arte de otro). Es verdad que en este chanchullo cualquier cantante (de mierda o de calidad) pierde, pero es peor que sea peña talentosa que vienen de abajo que no la puta Rosana, que nunca dejará de dormir en buenos hoteles.
El panorama puede resultar desolador pero confiemos en que su batalla con internet la tienen perdida, por muy histéricos que se pongan con las demandas por difamación. Si tienes una web corres el riesgo de verte en los tribunales, si es un blog intentarán cuanto menos amenazarte para que retires tus ideas agresivas. Que me den mejor soluciones, por ejemplo qué es lo que tengo que hacer para promocionar desde la red a un artista que empieza sin tener que arruinarme pagándoles a la SGAE un dineral, porque sino soy un ilegal. O pinchar en un garito, que tampoco. No sé, tanta ilegalidad apesta.
A muerte con ellos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home