Friday, March 24, 2006

Infancias verdes. Capítulo octavo

Pero antes...
Antes la bienvenida a Joana Pol. Qué bueno que estés ahí también tú. Gracias por tu mensaje, vuelve cuando no tengas nada que hacer y disfruta de Fantasia Mongo. Seguro que pronto cae ese Leonardo del que no te acuerdas cómo se llamaba por que lo que más nos viene a la memoria a todos es su amanecer en el lecho de Julieta. Ella tan tapada, y en cambio él luciendo esas apetitosas carnes medievales que ya eran, gracias a su desnudez, un poco renacentistas.
En cuanto a Esteban, muchísimas gracias por el comentario del domingo. Me dejaste algo más triste de lo que ya estaba, pero sin duda me hiciste replantearme una serie de cosas. Con tu apoyo y sabiendo que siempre estás ahi detrás sobrellevo mejor mis dilemas. Y una cosa, con respecto a lo de esta mañana: te juro que ayer noche escuché por Radio 5 Todo noticias la mala nueva del fallecimiento de Eloy. Me has puesto en la duda, además que no sería la primera vez que lo hubieran matado antes de tiempo. Andaba yo cogiendo el sueño y la agradable lcutora informó del asunto con todo el rigor del mundo (tras una larga enfermedad, en el hospital tal...). Creo que iba en serio. Haber si vuelvo a escuchar algo del asunto (aunque si no fue chica Pepe Navarro no creo que vuelvan a decir nada más). Por lo pronto pondré el obituario entre interrogantes. Fantástico que ambos compartamos nuestro interés erótico por los quinquis del realizador vasco. Pensé que era el único en este pais al que le ponían todavía estos actores caidos por el jaco. Sabía que te haría gracia lo de Max Factor. Yo tambien me rio con estas mariconadas que se me ocurren. Somos unas tontas. Thanks, darling!

El dia que murió Franco andaba en las pavías
Pues era yo muy pequeño. Tendría seis años a lo sumo. Lo típico a esa edad: voy con mamá a la escuela y nos dicen que no hay colegio. Encuentro a unos niños llorando desconsolados porque un cura les está enseñando un periódico ( El Alcázar, fijo) y yo también me pongo a llorar. Era una mañana invernal, hacia un frio que pelaba. Asi que volvimos a casa e hice vida de sábado. Fuimos al mercado, la gente murmuraba cosas. En la comida estuvimos con la tele puesta y salieron algunas imágenes del señor que gobernaba y que la acababa de palmar. Quedó desde luego como una pasita. Las fotos de la agonía saldrían tiempo después no sin escándalos, claro.
No sé si había sido por culpa del Jimmy Gimenez Arnau (lo de la publicación del reportaje del dictador entubado), por entonces yernísimo de los Marqueses de Villaverde. Mi desconocimiento del personaje era total, sólo era consciente de que era un señor muy importante y que había estado la porra de años mandando en España. Como mis padres eran del régimen se entristecieron, pero no mucho porque el viejo dictador lo había dejado todo atado y bien atado.
Toda la tarde en casa con la tele que no dejaba de poner reportajes del difunto. En la radio sólo se oían marchas militares. Fue aquel un dia verdaderamente aburrido para Maciste. El caso es que el siguiente no fue mejor. Lo del Rey y la Reina, y aquel Felipe de Borbón detrás que era una preciosidad de niño. ¿Fue tan pronto la investidura?. Ahora tengo dudas, se me agolpan secuencias en mi mente que puede que no sean correctas en su orden. Pero cuando lo de los Reyes recuerdo que pasamos toda la mañana mis padres y yo en la cama viéndolos por televisión. Ah, y el funeral del señor: ¡cuánta gente!. Una animalada. Lo enterraron en un sitio horrible: todo piedra, arte povero, que había hecho construir expresamente para él a los reclusos que había encarcelado ( como en " Los diez mandamientos"). Yo años después estuve en ese lugar. En una excursión a Madrid que hicimos en el colegio. Los salesianos habían decidido que uno de los sitios más destacados por su belleza en las afueras de Madrid era el Valle de los Caidos ( sinceramente, hubiera preferido que nos hubieran llevado al Valle de las Reinas, o al de las Ultravixens). El tema es que al llegar, pues lo típico entre compañeros: vamos a echarle una meadita a la fosa del hijoputa este ( creo que su rival Jose Antonio estaba al lado, a un suspiro). Algunos mearon por él, yo no me atreví porque es que daba un poco verguenza aquello de sacar la lombriz en un cementerio.

El coche volador de Carrero, los telebombones y mi chacha Emilia
Franco había muerto y yo no era consciente de todo el mal que había hecho a la comunidad homosexual ( ni siquiera sabía yo lo que era un homosexual, mi espejo aun no hablaba tampoco). Arias Navarro estaba deshecho, con aquel hilillo de voz como si hubiesen comido todos higos envenenados y también él la fuera a palmar tras leer el fax (ah no, que antes no había fax). Sin duda su estado anímico correspondia a la de su mediocre condición de lameculos fiel al ancient régime.
Dos o tres años antes había sido lo de Carrero Blanco y su coche volador. Lo de Carrero si que había sido horrible, que susto debieron pasar aquellas monjitas ( porque el auto loco cayó en un convento, si mal no recuerdo). En los partes habían hablado mucho de ello, por ejemplo el guapísimo Lalo Azcona que era rival en apostura de Pedro Maciá (a Pedro lo llamaban el bombón de la tele y mi madre siempre nos comentaba que la chacha que teníamos era la madre de Pedro. Resulta que había tenido muchos hijos y tuvo que entregárselo en adopción a una dama muy rica que se lo llevó lejos. Cada vez que la criadita lo veía presentando informativos en las teles donde iba a servir terminaba llorando a mares, la pobre. Un culebrón de radionovela total. Eso es lo que le contaba a mi madre. Yo una vez la ví sonarse los mocos estando el galán parlante en pantalla. No sé si esta historia era real o si se la inventaba, porque es que veías a Emilia y después veías a Pedro Maciá y eran el dia y la noche. Los últimos años de esa mujer los pasó en un manicomio, esto puede que aclare alguna cosa. Pero ¡es que nadie la creía!).

La ETA y el GRAPO, los supervillanos
El caso es que en los informativos se hablaba de la ETA ya. Muchísimo. Eran lo peor. La ETA y el GRAPO que estos últimos eran más cutronas, pero también tenían buena puntería. A los del Grapo los asociaba yo más con los bandoleros de Sierra Morena, con el Curro Jimenez y el Algarrobo. La ETA en cambio era el Ku Klus Klán total. Si, si. No te rias que era asi. Salían encapuchados en los videos, los veías entrenar en los montes de las Vascongadas a tiro limpio matando codornices y similares y de nño te juro que me acojonaban. Después los comentarios en casa ayudaban lo suyo a su total demonización. Y fíjate que con el paso del tiempo me empezaron a caer bien los del siesgo terrorismo. Sobre todo con Aznar y la asociación de víctimas del terror rojo, que les echaban la culpa de todo y ellos que no mataban ni a una mosca por entonces. Porque claro, ya no eran lo poderosos que fueron. Porque los de la ETA fueron unos putos burgueses que daban asco. El Idígoras que de jovencito fue torero, ahora el Otegui con la enfermedad imaginaria esa. Sin embargo conservan esos toques de señoritos de alta cuna que me dan repelús. Si te fijaste, en esta rueda de prensa o comunicado, siguen con sus capuchas de diseño total, ese casi invisible sentido del espectáculo ( la teatralidad, la coreografía de los gestos...puro living theatre, de trasnochado), ese afán de protagonismo tan de estrellas caducadas. La portavoz era Ainoa, la de OT no, otra, una de mis terroristas favoritas de siempre. Tiene una voz de puta madre, casi parecía una locutora de continuidad en la linea de Pilar Cañada o una narradora de cuentos infantiles. No sé. Lo que más me jode, y lo repito, que me da igual, es que siempre fueron unos pequeños burgueses de mierda.
De niño en cambio tenía más cerca a los del GRAPO que andaban mucho por tierras gallegas, en conexión con el Bloque de antaño ( no los de ahora que han claudicado a una suerte de ambiguedad ideológica muy parecida a la pura ambición por el poder a toda costa. O esos trajes de marca del Quintana...Bueno, del Quintana no quiero hablar porque podría blasfemar y no es momento, que yo en mi infancia no blasfemaba).
Estábamos con Franco. Yo de siete años. Pues nada, que fueron dias sin cole. Y que España siguió según yo la veía: con las luces de la tele, en blanco y negro, que si unas octavillas por aqui, un bonito disturbio policial por allá...Nada que fuera a afectar la cotidiana existencia de un crio como tantos de este pais en aquel momento. En cualquier caso mis padres se preocuparon el doble cuando sucedió lo del cambio del PSOE, en el 82. Ahí si que fui algo más consciente de las historias políticas, ahí si que empecé a ver de que pie cojeaban mis viejos. Y sinceramente, los noté en ese acontecimiento muy, pero que muy sobreactuados.

(continuará)




2 Comments:

Blogger Esteban said...

Yo sí tengo un recuerdo muy vivo de aquel día. Mi casa, a diferencia de la tuya, era de un rojo templado. Todo lo referente a Franco y su política se hablaba en voz baja, muy baja, que paraba de un modo trágico cuando yo aparecía. Recuerdo en esa agonía interminable, mi padre algo enfadado porque al final ese hijo puta se moría en la cama. Supongo, no sé, que soñaría con un poco de justicia, aunque disfrutó de lo lindo cuando salieron las imágenes de su agonía. Bueno, el recuerdo es el siguiente: Por aquel entonces, nosotros vivíamos en Haciadama, muy cerca del aeropuerto de Alvedro. Ese día mi madre me levanto con lágrimas en los ojos diciendo: “Ya murió. Franco ha muerto”. Como fondo de esto escuché cañonazos (después me enteré que eran las salvas de honor), así que a mi mente vino lo que había traído a este hijo de puta a nuestra historia: una guerra. Empecé a llorar desconsoladamente; no por Franco, sino por esos cañonazos que abrían la guerra que yo creía. Mi madre me vio tan angustiado que se preocupó y me preguntó qué me pasaba. Cuando le conté mis angustias, recuerdo que se río y me explicó a qué venían aquellos cañonazos que se repetían de tarde en tarde. Para mí fue una fiesta; y en casa, pese a cierta angustia de qué va a ocurrir a partir de ahora, también.
Una cosa más: ¡No me hagas mucho caso! Siento haberte entristecido por mi comentario. Créeme que cuando escribo no busco otro fin que comunicarte lo que siento en ese momento, lo que me haces sentir. Mi mejor amigo dice que si quieres tener un problema, pide un consejo nuevo. Así que con esta advertencia de por medio, tómate todo lo que te respondo como una digresión más en ese ponerme en tu piel o en la mía. No tengo remedio, me encanta conversar, y este es un modo cojonudo de hacerlo. Además, hay algo que siempre me consuela cuando los días son grises: Mi presente nunca habla de mi futuro. Te explico un poco más de qué va esto que parece tan presuntuoso. Generalmente, yo hago una “prueba del algodón”. Funciona así, hoy es 27 de marzo de 2006; pues bien, rebobino y me digo “qué coño me pasaba a mí el 27 de marzo de 2005”. Generalmente, nunca hallo una respuesta; no es porque lleve una vida anodina, sino porque estoy convencido de que a lo largo de mi vida, afortunadamente, he tenido más preocupaciones que problemas. De ahí que no recuerde qué coño me pasaba en esa fecha. Así que seguramente, todo lo que sientes ahora como un “gran problema”, no deja de ser una preocupación a la que darás respuesta, pues aunque no lo veamos porque lo cotidiano nos ciega muy a menudo, todo muda.
Bueno, Maciste, un abrazo y un GRACIAS así de grande por lo bien que te lo montas con esta página. ¡Cuídate y disfruta!

3:37 AM  
Blogger Esteban said...

Oye, Maciste, no has matado a Eloy de la Iglesia... ha muerto. Tenías tú razón. Hoy, en "Versión Española" le hacen un homenaje emitiendo la película "La estanquera de Vallecas". Después de la película, pondrán el coloquio que se realizó en vida del director cuando visitó el programa.
Todo esto ocurre por lo que hago cuando me "matas" a alguno que no me enteré. Entro en IMDb y... No se enterán. Aún sigue vivo. Un abrazo.

4:23 AM  

Post a Comment

<< Home