Wednesday, March 01, 2006

El esfinter de Juan de Pablos sigue estando muy limpio


Nada nuevo por el patio pop. Seguimos como estábamos: tratando de mantener viva la llama del indie a base de darle vueltas de tuerca a lo elemental y lo básico de los sixties gloriosos. La amenaza tonti pop murió pronto. Justo al hacerse con unas cuantas salas y un par de conciertos de Radio 3. Alli salieron a relucir, no sin rubor, unas limitaciones en cuestión de creatividad ( por no hablar de la imágen, retontísima de puro forzada) que exasperaría al oyente más benévolo. La sarta de memeces destiladas por Ep ( viejo formato que unos pardillos intentaron resucitar) perdió vigencia hasta para los propios autores. Quedó el detalle chusco, el guiño a, la versión tal y en definitiva, lo más doloroso: la lamida de esfinter al bueno de Juan de Pablos. El propio Juan no se cansaba ( ni se cansa) de promocionar desde su tribuna influyente pero marginal ( de cuatro gatos) a todos ellos. Y en agradecimiento, los chicos y chicas tontis le dedicaban sus discos, les ponían letras a las sintonias de Flor de Pasión y/o montaban juergas guatequeras en la Sierra del Guadarrama en donde el viejo pinchadiscos oficiaba de gurú musical en verdad anómalo.
El lameculismo no descansa, nunca cesa, sigue adelante en formas variopintas. Ahora es una peli, homenaje a Zulueta y Lester, dicen. Con la impronta visual de ¿lo adivinas?...¡Jess Franco! y colaboraciones del propio director maldito, su señora Maria Rosa, Carlos Aguilar y Dj de Pablos. Lo importante y fundamental para crear esta fantasía de extasis pop es hacerse con una banda sonora enorme. Un American Graffiti hispano bizarro, pero con la novedad de haber sido creada por un fan fanático de Flor de Pasión. Ernesto Ronchel se desvive en loores, toda su cultura musical se la debe al gafotas y prepara un cóctel que pudo ser Belter sino fuese porque también hay una mamarrachada electrónica, un mucho de cinemático a la Subterfuge y ramonianismo con destellos autistas. Sinceramente, Charly Misterio lo hubiera hecho mejor. Lo yeyé hace gracia, pero Los Soberanos carecen de la rotundidad expresiva de un Francisco Heredero o un Raphael. Las gatitas que maullan en francés no lo hacen tan mal, pero el pastiche queda en "quiero y no puedo". Surge Stax y se parece por momentos al beat instrumental de los seudo Shadows...Y el cuplé no resulta inverosimil, es simplemente innecesario.
See You Later Cowabunga lo edita Elefant. Luis Calvo se hace ilusiones pensando que ya tiene su banda sonora imaginaria a guisa de los inventos mágicos de Siesta o Reverie. Todos sabemos que Elefant nunca será tan fina como el sello de Guiscafré o Louis Philippe. Asi que en nada desentona con el resto del Calvocatálogo. Que conste que a mi me entretuvo un poquitín el disco. Por Up's to you ya merecería la pena bajárselo de internet. Je, je, je

0 Comments:

Post a Comment

<< Home