Thursday, March 02, 2006

EL DIA DE KIKÍ Segunda parte

El largo retiro para trabajar no sólo de blbliotecaria sino también para atender a su familia ( al final no fue el Zurdo quien se la llevó al huerto sino Sergio Lopez de Haro con quien tuvo una hija, Diana) amén de su afición a la astrología ( como la parisina Hardy) no haría más que aumentar su leyenda de perdedora con clase. Las maquetas primigenias al final pudieron recuperarse en su disco de la reintré. Era, claro, su colección. El que servidor tuviera algo que ver con la vuelta de Kikí a la palestra es algo que ignoro pero a la hora de fantasear me reconforta pensar que efectivamente asi lo fuera.
MI COLECCION contiene pildoritas de gran estilo con unos arreglos primorosos de Ramón Leal ( editó Siesta). Es por supuesto, un trabajo enormemente sentimental, alimentado de los pequeños detalles de la vida de relación. Hay tristeza y melancolía a manos llenas pero con melodía de alegre pop que la hacen más digerible. La labor de Ramón es más que correcta, en sus limitaciones no falta ni sobra nada. Es pop de cámara con las sorpresas de un Zurdo recobrado en lo más bonito del disco: El color de los dias perdidos. Me fascina esa canción que habla de todo lo que ya no está pero que aún puede estar, con un poco de ilusión y de nostalgia bien entendida. "Los amigos que tuve ya no están aqui ahora, mis queridos fantasmas flotan en la memoria". Siempre la escucho en la penumbra de mi habitación. Y va seguida en mi tocadiscos al "Tiempo Perdido" de Solera y el "Nada que hacer" de Salvatore Adamo. Se regraba El futuro, añadiéndole chiribitas digitales que consiguen superar el original ( cosa fácil puesto que la producción de aquel maxi era para partirle la cara al Luis Carlos Esteban) con la voz de Maria Jose más cálida que nunca ( pero la definitiva sigue siendo la de la maqueta. Esa joya la guardo como oro en paño, un piano y una voz. Sencilla y emocionante)
VILLA FLIR. Segundo trabajo en el siglo XXI. Salió ayer, está calentito. Es un disco con olor a salitre, a parasoles, a membrillo y a falditas plisadas, a arena de la playa y a resaca marítima. Se nota que lo grabaron a ese compás el estío pasado, Kikí, Sergio y Guille Milkyway.
Está repleto de sensaciones a cuál más evocadora. La soledad de nuevo sale a relucir, los desarreglos domésticos, la expresividad de las miradas en la pareja, y en cuanto a la naturaleza decir que es una fuente inagotable de inspiración para un compositor que es además pintor. El pentagrama efectivamente es su paleta de colores: todas las que le pueden otorgar esa estación tan loca. Sergio se luce como diseñador de nuevo del envoltorio y Siesta lo ribetea de charme ( poco, pues Kikí no es manca).
En cuanto a Guille no puedo más que alabar su mesura, el empleo de esa sabiduría pop que consigue mi sorpresa. Parapapás más que discretos y chiripitiflautismo desplazado en favor de una sobriedad detallista y elegancia tonal. Lo importante es que se controla como cuando trabaja para su chica ( Niza) y eso es de agradecer: esta señora se lo merece.
Tres maravillas: Hoy te vi. Me encantan estas canciones del pop que hablan de amores que una tiene, que son como celebridades o jeques blancos y que ve en los periodicos o en los carteles o en las noticias del telediario. Me acuerdo del Cartel de Publicidad de Rocio Durcal o el Politicamente Incorrecto de Carlos Berlanga o el Besos de Papel de Violeta Rivas. Son siempre tan bonitas...
Si Hace Sol. La canción sube en intensidad según va avanzando . Lo descriptivo de la letra no desentona con la magnificencia musical que el arreglador Milkyway ha preparado para la ocasión. Y que es mucha, el tema más elaborado del disco. Guille no tiene el muro de Spector, pero con su tabique le basta y le sobra para dejarme pasmado. Este tio ama el pop más que yo, que ya es decir.
Junto al mar. Melancolía en julio. Hay muchas canciones del verano que expelen tristeza. Esta es una, el Sol en Julio de Los Brincos...Desmitifiquemos la mala fama que acarrea este género. En el fondo Kiki siempre ha sido muy otoñal. O si lo prefieres, muy tormentita de agosto. Los fantasmas de las Marine Girls parece que se le hubieran aparecido a Sergio.
Para acabar: este segundo no desmerece con el anterior. Al contrario, supone un paso adelante. Kiki ha tomado carrerilla y está imparable. Es lógico que vaya en progresión, es plenamente consciente de que lo peor ya está superado.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home