Monday, March 20, 2006

adoración nocturna


por la reverenda madre Lubina Saburia

Lísipo,
ruega por nosotros. Doña Maria Guerrero, ruega por nosotros. Alfonso Sastre, ruega por nosotros. Etienne Pivert de Sénancour, ruega por nosotros. Puvis de Chavannes, ruega por nosotros. Henri-Joseph Harpignes, ruega por nosotros. Raymond Radiguet, ruega por nosotros. Giovanni Cena, ruega por nosotros. Cléo de Meróde, ruega por nosotros. James Abbott Whistler, ruega por nosotros. George Wesley Bellows, ruega por nosotros. Julian Beck y Judith Malina, rogad por nosotros.

SALMO RESPONSORIAL

"Nuevamente en trance me hallo al ser bien amada por ti, mi señor. Rodolfo es tu nombre, luciste gallardo en mil y una aventuras y tu valor nunca tuvo rival, al envite te lanzaste con denuedo y yo imploré con fe para que superases las mil y una pruebas que nos presenta el infortunio. Ansias de que alcanzases tus proezas tuve, mas no creas que hay en mis palabras oscuros signos de vil pecado. Son palabras salidas del alma romántica de una piadoso esclava que ante ti se arrodilla embelesada. Oh Rodolfo silente. Callas, luego otorgas. Cedes a mis súplicas que no merezco. Amas para ser amado, y aun a malignas concedes tus dones. Una Nita, una Alma, una Barbara. Jeque, hijo del Caid, Sangre y arena, Aguila negra, Armand Duval, Los Cuatro Jinetes de mi Apocalipsis Now. Desnoyers decididamente fatal. Y Alla o Natascha te cubrirían de joyas y perfumes y polvos faciales. Tu que tanto gustaste de gustar, cultivando tu cuerpo divino para el placer visual de nosotros los mortales te fuiste afeminando. Sólo querias ser mariposa de hermosos jardines á la Bretón. Hoy te imploro desde mi celda, que es celosía iluminada, que me des fuerzas para no caer en lo tentador del momento. Que los latinos como tú tienen el embrujo de la perdición, y no es menester en tan ingenua mujer el caer a esta edad en faltas más propias de una moza. Ante tu efigie te siento portavoz de los fantasmas pretéritos y me reconforto en el sueño que lentamente se apodera de mi encorvado cuerpecillo. Oh, tú mi heroe de niñez por un fugaz instante recobrado."
AMEN