Friday, February 10, 2006

Revistero campy


Gilda Love insiste en cosas que a nadie le importa pero que a los de FANTASIA nos encantan


Yo fui una ye yé desproporcionada, desmesurada y algo taladrada. Tengo que reconocer que de la pandilla de amigas la Gilda que lees destacaba del grupo por ser una organizadora de saraos de tomo y lomo. Como aparte del carácter fui la más desarrollada (Carmenchu procuraba aplastar los pechos para disimularlos pues se sentía acomplejadísima), pues se entenderá que además era vistosa de la muerte. En los guateques era centro de las miradas. Que te lo cuente mi querida Lita Claver, "maña" de mis amores: la de borracheras que cogiamos juntas con la troupe de los del sidecar...
Empezé siendo "dinámica", luego ye yé, al final me enganché a la psicodelia y cuando estuve en Ibiza ( la de los primeros setenta, no la horripilante macro discoteca en la que se ha convertido ahora aquella isla paradisíaca y trance) pues, cuando estuve en Ibiza fui la hippy con más roña del lugar: los volcanes erupcionaban a mi paso cuando sacudía al viento mis velos ad lib.
Dirás, Gilda Love no tiene abuela. Pues claro que no, ¿ quién la tiene a los sesenta años recien cumpliditos?. Pero es lo que fui. Y que me quiten lo bailao...Tambien bailé jotas, por descontado. Y el bimbó en los setenta. Pero de cuando guardo mejores recuerdos fue de los sixties gloriosos...
Era la era de las mil danzas. Empezé con el rock, después vino el twist y el madison, el hully gully y el watusi, el mashed potato y el snap, el surf y el monkey, no me gustaba la yenka ni el quando, el bicycle era una bobada, en cambio el shake era sensual...¿Quién nos enseñaba a bailar?. Escala en HI FI, las contraportadas de los Ep's, las revistas a color pop...De todas formas aquello era un galimatías que algunas llamarían "más de lo mismo"...Agitar las caderas, menear el cabezón y hacer rarezas con los pies era lo básico y común para cualquier nuevo ritmo.. .Digamos que todos eran derivaciones del twist con destellos de electricidad beat ( la Pitusi Fresno todo lo bailaba en twist, era doña erre que erre. Conchi Campomanes, en cambio todo le salia en pasodoble. Es por ello que triunfaba con la yenka flamenca de la Bautista). ¿Te acuerdas cómo bailaba moderno Rocio Durcal en las películas?, parecía que tenía parkinson, pues nosotras igual. Entre los chicos había muy buenos bailarines, Robertito Pardavé se las traía a todas de calle porque se parecía al Russ Tamblyn de "Entre dos barreras"( aka West Side Story).
Qué momentos los de las fiestas danzantes...Con los cubatas y el tocadiscos...en casa de los papás de Rosarito Verdiales, la única con buena finca. Todas ayudábamos en el desbarajuste tras acabar la juerga...Inenarrable fue la noche en la que encontramos manchas de semen en la cama de los padres de Rosario...muy fuerte. Habían estado el Monchito y aquel morenito de Maracay tan guapo trajinándose a la Olympia Bermúdez, la bizca hija de soltera,que tenía a la madre en la fábrica de tabacos...Te digo que un mundo, mil historias los sábados por la tarde/ noche. La generación de la yumbina nos llamaban...Yo las drogas las caté al final de los sesenta, pero abusar no abusé. Hice mis "viajes" pero tuve retornos, claro.
Y tu te preguntas, pero Gilda ¿no tenía que hablar de las revistas que se comieron los ratones?. Si, pero no sé lo que hacer, porque me ha dicho Maciste que no me explaye mucho con lo de la prensa musical porque quiere él hacer pronto un monográfico.Entonces, yo para no contradecir al presi pues acato las normas, cuelgo portadas de algunas y me lanzo frenética al ritmo de actualidad.
Para informarnos de todo estaba Correo de la Radio, que venía de Barcelona, el Discóbolo, Fonorama y Fans, claro.. Después en la tele ponían los amigos del lunes, Gran Parada ( que no lo presentaba Parada) y Escala en HiFi... En radio yo escuchaba a Angel Alvarez, el Discomanía de Raul Matas y Cabalgata Fin de semana.
En revistas aclaro que las que mencioné no fueron las pioneras. Mi padre compraba una que se llamaba Discofilia que hablaba de la música clásica pero que también intercalaba reportajes de moderneces como The Platters, la visita de Paul Anka a España...También estaba Mosaico Musical, que si, vale, hacía el seguimiento de lo ligero pero no era una publicación rockera.Después estaban los cancioneros, algunos ya dedicados ex profeso a determinados cantantes de relevante popularidad. No me olvido de las novelizaciones de las peliculas de Marisol, Pili y Mili y de mi Marieta del alma. Ni de la colección SERENATA EXTRA: un especie de fanzine dedicado al dúo más dúo entre todos los dúos, el Dinámico. Yo fui socia.
Correo de la Radio si que parecía tener cierta personalidad: abarcaba la música de festivales, la canción francesa e italiana y aparte el jazz y el rock. Discóbolo duró la friolera de nueve años, con 296 números en su haber.Empezaron con ella un poco las críticas de discos tal como las entendemos hoy en dia, los reportajes de actualidad,las portadas preciosas... Costaba seis pesetas. Ayudaban mucho a que se consumiera música, pero los discos de aquella ( y ahora tambien, ¿no?) estaban tan caros...Fonorama era tremendamente rockista, era la revista de la nueva ola. Sus editoriales eran impagables. Que si el pelo largo del crio a debate ( provocaba cantidad de parricidios el temita), tesinas sobre la aplicación del twist en el organigrama básico de la cooperación de los paises árabes en pos de una renovación paulatina del sistema macro económico bilateral..o algo así, una cosa de un naif que tira para atrás dentro de su afán de trascendencia estéril. Rizando el rizo de las paradojas en un pais de locos como el nuestro habían también unos comics sin gracia alguna con un tufo retrogrado sonrojante... Pero del mismo modo nos daban a conocer los follones que en Francia tenían los blouson noirs, o los halbstarke en Berlin... Dirigía Miguel Angel Nieto, que era además promotor de conciertos ( en Madrid los del Price, donde a mi me dió un autógrafo ¡Mike Rios!) y Jose Luis Alvarez, que este me parece que estuvo implicado en el golpe del 23 F ( desde Radio Nacional movió hilos, luego los socialistas cuando llegaron al poder lo condenaron al ostracismo poniendo sus programas de "pioneros" a las cinco de la madrugada).
Y FANS era maaaravillosa: consejos de belleza a cargo de la cantante Licia, páginas de contactos, ritmos de moda, crónicas desde los epicentros del ye yé around the world, y posters centrales en kodachrome, ah, y tímidos intentos de apoyar a noveles en algo muy parecido a lo que entendemos hoy por concursos de maquetas.
En los setenta llegaría Mundo Joven y Disco Express entre otras de efímera vida. Pero fue en los sesenta cuando se colocaron los pilares de las actuales Superpop y Ragazza . Y es curioso, pero el sentimiento de tercermundismo al hojearlas y de estar leyendo a firmas iletradas permanece inalterable, igual hoy como ayer. Como para reflexionar...

0 Comments:

Post a Comment

<< Home