Wednesday, February 08, 2006

Odios viscerales. "Personas" a las que les deseo la muerte ( por gripe aviar)

RAMONCIN, el justiciero ( parece cansado)

Al bueno de Ramón se le ve en franca decadencia. Bregando en mil batallas, en mil causas justas, procurando nunca perder el compromiso en lo que haga falta...La sensación que siempre me ha dado este señor mayor es la que me produce Marujita Diaz: es el perejil de todas las salsas, haciendo y diciendo cantidad de cosas que a mi me importan un carajo. Tiene la facultad negativa de provocar indiferencia ante su compromiso social ( que de entrada no tiene porqué ser malo). Es, yo creo, un problema de personalidad desmedida, odiosa, chulesca...No creo decir en este sentido nada original. Hay muchos ejemplos que ilustran que al tipo le es muy fácil de sacar de las casillas. En cualquier discusión en la que él pretenda en un principio dar un toque de señorio de salón no tarda ni cinco minutos para que "el barrio" que lleva dentro le salga llenando su discurso de dejes presuntuosos de segunda fila. Es principalmente por ello por lo que el personaje es uno de los más odiados por los españoles según encuestas.
A mi el primer Ramoncín era el que me gustaba odiar más. Cuando vendía discos a través del escándalo de una imágen rompedora ( sólo hasta cierto punto) y una música que desde luego no se parecía ( lástima) a la que por entonces hacían Mocedades, por poner un ejemplo.
Se consideraba un rockero rupturista, pero no como Miguel Rios ( que en los setenta ya había perdido el norte). El miraba a Nueva York pero con el toque malasañero que imprimía caracter y macarreo de bar. Era un urbanita que adoraba a Lou Reed. Se ponía algo glam, no llegó ni a coger el tren al Berlin del neoyorkino, pero intentó todo lo que pudo abarcar esencias para epatar al paleto y adormilado público del Madrid predemocrático. Le pusieron el apelativo del rey del pollo frito ( ahora le llamas esto y con cámaras dice que "y a mucha honra", off the record lo que va es a partirte la cara. Como le pasa al Enriquito del Pozo con lo de la gallina) y salía a actuar con una tapa del báter colgada en el cuello. Estos toques domésticos en las actuaciones no eran especialmente brillantes. Me sigo quedando con las pinzas de tender la ropa de Poch, y, por descontado, con todo el ajuar de Paco Clavel, the one and only.
Escupir dicen que escupía al público. Pero en rollos de escupir hay una joya que es mi Stiv Bators, especialista en tragar hermosos lapos punk de sus groupies.
El caso es que a fuerza de armar ruido animó el cotarro de la premovida, que aqui por culpa de Mariscal Romero se llamó el rollo. Su punk fue en realidad rock macarra.Y entonces aparecieron Kaka de Luxe y tambien quisieron romper, con Ramoncín y con los otros ( lease cantautores de la progresía). Su bagaje intelectual era mayor, eran unos niños ricos que ya sabían latín, y que en estética y pose eran más innovadores que el señorito de Crónicas Marcianas. A su manera,Kaka de Luxe fue un sueño breve e inolvidable que paradojicamente sus componentes prefieren olvidar. El los odiaba, no los podía ni ver. Por encima, Alaska le provocaba afirmando en entrevistas que había canciones del macarra que no estaban mal.
Cuánta agitación...Ramoncín peleón...que si se daba de hostias con este del rock, que si eso me lo dices a mi en la calle a este otro...Las drogas también le perjudicarían mucho...Pero él eso no te lo va a querer reconocer porque ahora esta muy implicado en la causa del peligro de las sustancias y tal. Pero Ramoncin, vamos, Ramoncín se drogaba muchísimo. Ahora menos, claro. Que el cutis hay que cuidarlo.
Menos mal que llegaron los socialistas en los ochenta. Y él, millonario en ventas, se alió con el entusiasmo general: mitines por todos los lados...partiditas de billar en la Moncloa con Felipe, cursillos rápidos de plantación de bonsais...Buff. Todo tuvo su recompensa cuando el Psoe le regaló un programa cultural en la 2, que duró la eternidad. Era el LINGO, que no estaba mal. Pero vamos, no era CIFRAS Y LETRAS ( era como un juego reunido de la marca FALOMIR). Al chico se le veía seguro ante las cámaras. Empezó a plantearse un futuro en el medio, visto que los sociatas gobernaban a título vitalicio. Aprendió vocabulario la tira...Sacaba tochos de diccionarios del cheli, de argot popular y lo promocionaba hasta la nausea en su programa. Decidió a base de juntar letras en convertirse en un intelectual. ¡Y lo consiguió!.
Un buen dia, actuando en Orense vió que la peña no le respondía como él quería ( me hubiera encantado haber estado allí, más que nada para sacarle la lengua y ponerle caras feas desde la grada) y optó por abandonar el tema de las giras y demás. No lo pasaba bien asi que no merecía la pena seguir. Pero los años noventa vienen negros. Caen los socialistas y llegan sus enemigos: los fascistas. Ostracismo, pérdida del LINGO. Se va a Sudamerica, en plan exilio musical. El panorama para este viejo macarra es desolador: los triunfitos, el indie pop,la tele basura...¿Qué hacer?.
De vuelta se transforma en comunicador y tertuliano, con algo de periodista. Aterriza en las privadas: Sardá lo quiere a diario para que se pase de listo todo lo que pueda y luche con el Adriansens. En Moros y Cristianos casi comete una herejía: se medio pega en broma con el Padre Apeles.Suelta ideas que suenan izquierdosas pero que pierden su valor al exponerlas con prepotencia...En la última temporada que estuvo con Sardá lo juntaron con la putarraca venezolana y entonces, la prensa malidicente que ya no sabe que inventar, difundieron el chisme de un romance entre los dos. Ramoncín había dejado de salir en el Popular 1 para pasar a hacerlo en el Qué me dices...Ahora tenía que lidiar con los paparazzis, y claro, perdió el control y anduvo a hostias con un fotógrafo en un aeropuerto. Ambos saldrían ganando. Buen bombo le dieron al chico. Con todo abandonó Crónicas y siguió haciéndose el chulo en la radio de los socialistas.
Pobre Ramoncín, uno de los seres primarios más formidables que ha dado nuestra cultura, un Dorian Grey frustrado.Las arrugas imparables lo delatan. El, que se cuida tanto, tan coqueto...se le ve viejo. Los heroes están cansados. No importa, sus neuronas parece que siguen a tope. Y ahí lo tienes, en campañas justas: defendiendo a las minorías sexuales y las mujeres maltratadas, haciendoselo pasar putas a los pobres manteros... Apurando las mieles de un Zapatero con los dias contados.. Pero no te preocupes, aunque torpón sigue dando coces: Ramoncín sobrevivirá hasta a la gripe del pollo aviar. Sigue siendo el Rey.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home