Monday, February 06, 2006

Estampas de santos

Jacopo da Pontormo retrata a Quintinus, o san Quintín, tras haber sido torturado en el potro, azotado, obligado a ingerir una mezcla de vinagre, cal viva y mostaza, perforado por clavos y alambres.
Observa la proverbial elegancia de su postura, pese a haber sido atravesado por un enorme clavo. Diríase un dandy del santoral. Adoro a San Quintín, y también toda la artificiosidad que rodea esta versión de la picota que sólo se justifica como signo de una intervención divina.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home