Friday, January 13, 2006

Revistero campy

una fenomenal idea de Gilda Love

Ante todo feliz año. Impulsada por esta semana de rebajas, donde todo es andar en baúles viejos a la búsqueda de esa prenda imposible con un fenomenal diez por ciento de descuento, me animo a una operación rescate en mi baul del ático. Mi baúl tiene historia, no tanta como el de la Piquer pero que en su modestia también podría resultar interesante de contar aqui. En otra ocasión. En mi baúl guardo revistas de cuando era una criaja, las conservo de pena, y desde luego,no es por eso por que no las vendería jamás de los jamases.No. Me gusta guardar, soy de la opinión de que en cada objeto por nimio que éste sea se encuentra una parte de nuestras vidas, a guisa de collage sentimental que va conformando un puzzle muy representativo de lo que hemos sido. Eso creo yo. Y yo, como mujer madura, progre y a la vez conservadora, con dos hijas ya con carrera ( decente, no como la mia) creo que debo tener bastante bagaje para alimentar mis recuerdos y mis experiencias. Pues vaya, me estoy enrollando como de costumbre. Corto por lo sano. Esto iba de abrir baúles. Mágicos, de mi niñez y adolescencia. Viendo como Maciste rescata sus fetiches de infancia me siento envidiosilla y me decido por comentar lo que a mi me entretenía en los años cincuenta ( mediados-finales).

Había una cosa, que ahora ya no existe, que era la revista juvenil femenina. Era algo muy cursi, muy para partirles la cara a los que las ideaban pero que, juzgándolas con serenidad, no dejaban de ser testimonio de una época distinta, era otro mundo.
Las revistas para chicas eran blandas, eran ñoñas, eran horribles...Porque asi debíamos ser nosotras, o así debía ser la idea de nosotras que tenían sus artífices. No lo sé. Es probable. Yo nunca fui una bobalicona como las de las historias de Claro de luna pero haberlas habíalas a patadas.
Las revistas de chicas se diferenciaban de las revistas de chicos principalmente en su temática: en las de ellos había violencia, belicismo, aventuras heroicas y superheroes en mallas, indios y vaqueros, etc etc.En las nuestras, pues había hadas, príncesas y príncipes, magos y dragones, mariposas y hogares, jardines y plantas...No sé, creo que las de chicos tenían una temática más variada. A mi creo que me hubieran gustado más. Pero nunca me compré ninguna, ni tuve un hermano para pedírsela para leer. Yo de todas formas veo bastante probable, dado mi carácter, que hubiera soñado con matar algún sarraceno que otro, como soñaba mi amiguito Nicolás cuyo ídolo era El Guerrero del Antifaz y ese sí que los mataba a puñados ( y en nombre de la cristiandad, ahi es nada). Nosotras teníamos que conformarnos con los cuentitos románticos donde el galán de sienes plateadas embaucaba en amores a la taquimeca modosa en una noche de luna de nácar. Pues vale, como colmo de la cursileria estaba bien, pero yo ya empezaba a querer algo más. Y no precisamente la "Revista de Occidente".
Creo que fue mi prima Enriqueta que me había dejado la novela de Harold Robbins "Los insaciables" y me había vuelto loca por lo sensacionalista y lujuriosa que era. No llegué a conseguir ningún ejemplar del "Bonjour tristesse" de la Sagan pero también fue muy polémica en su momento. Debió estar censurada la novelita aqui y aún asi dio mucho que hablar.


Si tuvieramos que hacer cronología de estas nimiedades es posible que en primer lugar se hallara la publicación Mis chicas. Conservo un número que perteneció a mi hermana Conchitín y veo que data de 1.941. Uff, ya llovió. Está hecha añicos, aún asi pienso que ya en su momento el papel era de ínfima calidad. En lo que ha quedado de ella, vislumbro en cualquier caso cierto cuidado estético que la elevan más allá de la categoria de pionera para pasar a ser parte fundamental, y con todos los honores, de la historia de las publicaciones ilustradas de este pais.
Mi hermana tambien leia, bueno como leer leía poco; las compraba, pasaba las hojas mirando dibujos ( porque mi hermana dibujaba muy bien) y las abandonaba en seguida. Pues, además tenía unas que yo luego también llegaría a comprar pasados los años, porque se extendieron en el tiempo casi en tres décadas, asi que fijaros... Me refiero a las Azucena. De esta primera época no he conseguido encontrar nada, mi hermana ahora vive en Cadiz y en la mudanza perdió hasta el rosario de su madre o de mi madre, que es lo mismo. Pero mirando números posteriores veo que su historia comenzó en 1.946. Era muy blanda, cuentos que dejaban a Louise May Alcott a la altura de Lady Chatterley. Sin embargo tuvo una evolución paralela al cambio de mentalidad de la sociedad española, tímidillo pero cambio al fin. El cuento de hadas devino romance más o menos audaz. Y esto último recogiendo la influencia del mundo del cine, hasta el punto que las ilustraciones que acompañaban los relatos copiaban fotografias de astros y actrices del celuloide. Se pasó pues del polisón de la princesita de los Grimm a la falda can cán de la bobby soxer marca Fox o Universal. ¡Tremendo avance!.
Esto no sólo sucedió en Azucena sino en buena parte del resto de las revistas de similar temática. Quiza a la larga lo que más importe en ellas sea que de alguna forma se fue fraguando la creación de una generación de escritoras, cuentistas- mujeres que pusieron su grano de arena en la bandera feminista. Mirémoslo por ese lado positivo: Carme Barbará, Rosa Galcerán o Maria Pascual fueron algunos nombres de mujeres que nos invitaron con su pluma a soñar con ...¿Rock Hudson entintado?.
Si hubo una revista estrella en mi más tierna niñez esa fue Florita. No me duelen prendas en reconocerlo, aunque más de uno me tache de vieja. Yo recuerdo las Florita con mucho cariño.
Vendieron como rosquillas. Tenía buenos guiones y los dibujos eran excelentes. Quien partía el bacalao era el gran Vicente Roso, que era un tipo al que animo a Maciste Betanzos a que indague en él ( Maciste, qué bonito post hiciste hace unas semanas de Divito, gracias majo) pues fue un artistazo: ilustrador, pintor, historietista. Aparte le ayudaban buenos profesionales, practicamente todos ligados a las Ediciones Cliper de Plaza, amén de Pili Blasco.

Bueno, voy a dejarlo por esta vez que me canso. Prometo continuar en sucesivas. Me da que esto es un buen tema para un blog como éste, que se llama FANTASIA MONGO. Y como tengo mucho mono de escribir aqui, ¡ desde antes de navidades no había tocado ni una tecla ni para quitarle el polvo!, pues prometo que mañana volveré con mi habitual cromo del álbum "Chicarrones Sanotes". Asi que sed felices, chicos y... cuidaos.
(continuará)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home