Wednesday, January 11, 2006

"The life pursuit" (B&S): Clavando melodias.

Una vez más el nuevo disco de Belle & Sebastian es altamente recomendable. En este "The life pursuit" que está todavía al caer, saldrá el próximo marzo, nos entregan más canciones estupendas, de ritmos alegres, con melodias pegadizas.
Se encuentran en buena forma los de Glasgow y eso se les nota. Su anterior trabajo, el del año pasado, no era nada nuevo. Habían tirado de recopilatorio de sus singles Jeepster ( ya sabeis, según sus detractores lo mejor que han sacado nunca se encuentra en esos discos pequeños). Con el título "Push barman to open old wounds" abrieron su baúl de reliquias y regalaron a quien no las conocía sus primeras composiciones. Asi que tendríamos que remontarnos al 2.003 con "Dear catastrophe waitress" para hallarnos con lo último que hicieron, un disco fenomenal en el que sus influencias del soul negro afloraron para bien en un conjunto desde luego brioso.
"The life pursuit" cumple con las expectativas que se le presuponen al geniecillo Stuart Murdoch. Sólo que aqui encontramos a Stuart más risueño que de costumbre. La alegria y las ganas de vivir se contagian en la mayoria del repertorio. Y sorprende cómo en muchas canciones el autor se va alejando de su tradicional forma de estructurar las composiciones ( ese algo especial, y a ratos abusivo- en cualquier caso eminentemente personal- que al escucharlo te hace percatarte de que aquello es Belle& Sebastian y que no puede ser otra cosa) para hacerlas algunas casi irreconocibles hasta para el fan más recalcitrante. En este aspecto su aproximación al ryithm'n'blues me descoloca ("The blues are still blue"). Hay modorra melancólica de aires country folk rock ( "Morning crescent": el tema más largo en un disco cuya mayoria de piezas no exceden los tres minutos, la duración ideal del pop alegre). Obviando esa pequeña joya que es "Dress up in you", delicada e intimista, muy en la linea de las grandes canciones que me enamoraron del grupo, el resto podria definirse como sunshine pop, y del buenísimo. Para bailarlo sin llorarlo. Que tampoco es moco de pavo. "Another sunny day"y "Funny little frog" se acogen a la más fiel escuela Murdoch pero la genial "For the price of the cup of tea" podría haberla firmado un John Philips negroide e interpretado unos Bee Gees siempre orgullosos de su falsete.
Lo negroide, el soul sudoroso hasta un límite se palpa en "Sukie in the graveyard" y "Song for sunshine" ( las trompetas tímidas lo anuncian a medias). En cuanto a la genial "We are the sleepyheads" tiene uno de esos corillos parapapá tan kitsch como que están a medio camino entre las extravaganzas de un Roger Nichols y el sol marbelli de Santisteban. Y es A-DO-RA-BLE. Una frivolité que despeja el camino hacia la felicidad.
Alguno ya hay quien dice que este disco supone un punto de ruptura con lo anterior. Tonterias, no seamos inexactos. Aqui está todo lo bueno y todo lo malo de ellos sólo que en más dinámico y saltarín. Anda que no bailé con el "Storytelling" hace unos años. Pues aqui hay como esa unas cuantas. Y no hablemos de las letras: las referencias bíblicas, los chicos semidelincuentes, las muchachitas que estudian en la art school, el amor polivalente...el toque personal de un Murdoch que sigue, y mucho mejor, clavando melodias.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home