Sunday, January 15, 2006

Dirigido por...fa. Monicelli, Fellini, Visconti, De Sica: Cuatro directores en busca de un autor (Boccaccio 70)

Segunda parte

Il lavoro (Visconti)
El episodio de Visconti cumple a la perfección con la idea que tenía Zavattini cuando decidió adaptar las audacias bocaccianas en la gran pantalla; esta es, poder abordar temas subiditos de tono, aureolados bajo un barniz de "prestigio" o de qualité, que dirían los gabachos para que fueran bien aceptados por el público y la crítica. No sería hasta el Decamerón de Pasolini cuando se entraría a saco, de modo personalista pero algo es algo, en el escritor medieval.
Lo que hizo Visconti fue un ejercicio de estilo al servicio de su musa por aquella época, Romy Schneider. Se había obstinado en cambiar su imágen de virgen teutónica, y a fe que lo conseguiría. Está hermosísima, más delgada, mejor fotografiada (¡ cómo era el agfacolor de Sissi !), con un look mucho más moderno y divinamente vestida (Chanel, claro).
Se llama Pupe ( que bien pudiera traducirse como muñeca), y es una princesa. Hija de un multimillonario alemán y casada con un aristócrata arruinado, Ottavio ( Tomás Millián), la jóven se aburre en su jaula de oro. Su maridito tiene experiencias extramatrimoniales con infinidad de prostitutas mientras ella le espera paciente.
Visconti se recrea en un microcosmos de artificiosidades materiales sin por ello renunciar a otro tipo de inquietudes crítico filosóficas ( asi queda, a pesar del decorativismo asfixiante y muy a la Vogue, estupendamente expuesto el conflicto existencial de una alta burguesia finiquitada). Y es que nos hallamos ante un director aún en buena forma, sin manierismos ni torpezas . Era el Visconti que preludiaba a Il Gattopardo. En ese sentido, Il lavoro puede entenderse como boceto de aroma lampedusiano.
El detalle escabroso lo condiciona el gran tema del corto, que es el de las relaciones sentimentales mediatizadas por razones económicas y sociales. Pupe intenta recuperar el interés perdido de su marido haciéndose pasar por prostituta. Asi deberá después de hacerle el amor pagar por sus servicios, en un juego de cama no exento de glamour: un deshabillé precioso es el uniforme de la puta doméstica. Y en el lecho lo espera, aunque con lágrimas en los ojos (al parecer, según cuenta el guión, no de frustración sino de orgullo, de quien no quiere, no sabe o no tiene fuerza para liberarse de su propia condición humana y social).

La riffa (De Sica)
Vituperado director, algunas veces con razón, en otras en absoluto,aqui en cambio aporta un episodio cómico bastante decente. Hay críticos que lo tachan de enésima astracanada napolitana. Bueno, enésima si y napolitana también, pero lo de astracanada creo que sería algo inexacto. Yo lo veo más como una comedieta ligera al servicio de una Loren en vena popular. Y muy divertida. Porque no hay nada más divertido que contemplar a una exuberante Loren al frente de una atracción de feria ( la típica barraca de tiro al pim pam pum) con ese salero que la diosa Thalia le dio, con esos senos puro derroche, esas curvas vertiginosas y desproporcionadamente trazadas, con esa locuacidad que daría al trinomio De Sica-Loren-Ponti sus momentos de oro en la comediografía italiana.
La anécdota es que la rifan a ella. Sofia coquetea con un guapo del lugar, mientras los paisanos hacen apuestas para ver a quién le va a tocar en suerte pasar la noche con la moza. El resto es previsible: un feucho y apocado sacristán al que todos intentan comprar la rifa premiada pasará una accidentada velada en la roulotte.
Lo importante es ella, de nuevo aclaro. Su desenvoltura, sus ademanes de cortar por lo sano. Aquí la Loren llora y se desgarra en tragedia ( acababa de sufrir lo indecible en La Ciociara con De Sica tambien) para al cabo de un instante romper en risa contagiosa. Y, finalmente, hay un vestido rojo fuego, ceñido como que parece que va a romperse por sus costuras en cualquier momento, con el que pasea despampanante, que digo yo que a Boccaccio le hubiese encantado. A Steno y Alvaro Vitali desde luego que si.


0 Comments:

Post a Comment

<< Home