Friday, December 02, 2005

Odios viscerales

Rosario Flores

Una de las funciones que tiene esta bonita e instructiva sección es la de abrir mentes congestionadas por el marasmo de mediocridad que sufrimos diariamente en nuestras vidas. Esta vez le toca el turno del " lanzamiento de dardos contra..." a esta insigne representante de esa estirpe de artistas que fueron, son y serán ( pero ya muchisimo menos) los Flores.
Rosario era la díscola, la "modelna", la rabiosamente juvenil. La crítica musical encontró en ella una fuerza y una frescura que la emparentaban directamente con la que tuvo su señora madre en los años cuarenta, sólo que en "más actual".Hasta el prestigioso Diego A. Manrique se dejó seducir por su permanente en frio, tal vez olvidándose injustamente de lo que había sido la ondulante pelambrera salvaje de la Lola fustigadora de flamencos soberanos.
Rosario, como su hermano el yonqui, como el resto de la parentela mamó arte del bueno desde la cuna y, claro, parecía inevitable que se decantara, negada ella para los estudios, por el artisteo ya desde muy temprana edad.
La vimos en el cine, muy especialmente en el filme de la droga, "Colegas", junto a su enganchado hermano demostrando encontrarse como pez en el agua, moviéndose en ambientes que le eran muy cercanos. Sólo que la Rosario gran artista pertenecía a una familia muy adinerada y su personaje venía del lúmpen más triste.
Finales de los ochenta es la época en la que la chica despega definitivamente, después de unos discos de niña prodigio (caprichito de mamá) sin ninguna repercusión. Era la España de la modernidad atufante, de Almodóvar, el socialismo y sus diseñadores...Y gracias a la ayuda de ese tipo de amistades, la pequeña de los Flores se va creando una imágen de gitana actual, asombrosamente actual que mola sobre todo por lo diferente que resulta con respecto a la de sus parientes ( el Golosina no cuenta). Su tonto repertorio se basaba en rumbitas aflamencadas con sabor latino, bossa novas light en la más pura tradición Ana Belén o Presuntos Implicados, y baladitas de toda la vida que han sido muy aplaudidas ( esas mismas baladitas que su hermana Lolita se cansó de cantar para no comerse un rosco, mientras Rosario vendía a mansalva). La crítica ya digo que la encumbró y ella se convirtió en algo parecido a un fenómeno de masas. La heredera de la faraona se la llamó. El "muy entendido" en tias buenas Miguel Bosé elogiaba su anoréxico y melifluo cuerpazo. Los Carmona, amigos de cuna, estaban a sus pies...Y quien dice los Carmona dice la plana mayor de Nuevos Medios que, a finales de los ochenta ya era, como sabes, una ONG de Ayuda al Toxicómano.
Los años noventa siguen produciendo discos de la diva de bronce. Sus actuaciones consisten en ronroneos, sacudidas de pelambrera, bailes del hula hop, tintineos de bisuterias de mercadillo, movimientos espasmódicos de cadera y mucha canción ligera que, bien mirado, carece de enjundia y de ese poderío tan fetén que siempre se le atribuyó.Quizá fue por eso que a finales de la década pasada, harta de la prensa del corazón, de su fracasado romance con Pocahontas, el gaucho y la tristeza por la muerte por jaco de amigos y hermano, amén de la debacle del nexo familiar, decidió hacer un disco más rockero, más heavy. Heavy rock, ¿no?. Pues no. El resultado fue frustrante y de un nulo resultado comercial. La chica no vendía como cuando la Expo ni por asomo, se empezaba a poner en entredicho su genialidad ( todavía no se echaban las culpas al top manta y el pirateo en Internet), se habló de operaciones de marketing. Su nueva imágen, más dura no era como para lanzar cohetes. No era la Pj Harvey de la Moraleja, seguía siendo la típica pijaza colegui con ínfulas de jondura. Como mucho, por lanzarle algún piropo, recordaba muy lejana y distorsionadamente, a un Prince de tercera más alto y con pelucón.
Con el nuevo siglo, la pequeña ya vieja de los Flores parece reverdecer, recuperar antiguas glorias. Bueno, dejémoslo en que "estuvo muy ocupada". Por un lado, sacó un disco con el título de "Muchas Flores" ( siempre buscando la originalidad ella). La señora de la canción parecía seguir obstinada en recordarnos lo mucho que le debe a su maravillosa madre con un repertorio casi integramente de versiones que popularizaron aquella y el inmortal Pescadilla en los sesenta para el sello BELTER. Eso si sin olvidar el toque "pop" con el que la caga una vez más.. Escuchando algunos cortes del disco, en especial el bizarro "Meneito men" puede concluirse que el resultado es tan ñoño y blando que uno no puede más que llorar, añorando al original paterno ( pura furia, despiporre y surrealismo hispano). Con decir que hasta los quemadísimos y descafeinados Estopa parecen más calorros que ella...Sniff.
Por otro lado, tal vez por no olvidar lo eficiente actriz que fue algun dia, retornó al cine a las órdenes de la portera manchega Almodovar. Hacía de mujer torero. Nadie dudó que llenaría la taleguilla, que la señora tiene mucho volcán uterino.
Lo último supongo que, disco nuevo aparte, ha sido la noticia de su nuevo embarazo. Es muy probable que como parte de esa monarquia gitana a la que pertenece, en el futuro se especialize en este tipo de cuestiones: las que perpetúen una estirpe a punto, tristemente, de extinguirse.
Mientras tanto nos seguiremos contentando con las impagables grabaciones de sus genuinos papás, que me da que no tuvieron la culpa de engendrar semejantes monstruitos. Y es que la Lolita tiene un capítulo en esta sección, que ya verás, ya...Al Antonio será mejor dejarlo descansar en paz, pero es que la Lolita...y el Juan y Medio..ja,ja,ja.



0 Comments:

Post a Comment

<< Home