Thursday, December 15, 2005

Odios viscerales ,"personas" a las que les deseo la muerte.

Hoy: Joaquín Sabina ( cántame un pasodoble español)


Siempre lúcido, a pesar de sus constantes salidas de olla, el Zurdo alimenta sus odios viscerales hacia el menda de los pies nauseabundos (ver reportaje de hace unos meses en EL PAIS SEMANAL) con retruécanos de salón para acabar elevándolo a la categoria de un Manolo Escobar de la rancia progresía. Su plebeyez antibarojiana repatea al intelecto en tanto que descalifica en su esencia el sentido último del término ( o el más encantador, subversivo y poético) para degradarlo por vias acomodaticias y harto tópicas.
Sabina es el progre que no cesa, el patán de sus mujeres ( seguro que tan rancias como él); su universo de drogas, sexo y rock'n'roll en la plaza del pueblo destila deja vus espúreos y narcisistas, demuestra que su Izquierda unida es más Almeida que otra cosa. Su evolución hacia la ranchera ( justificando de paso sus comas etílicos tan de Chavela) se tornan nuevo tópico por la nula originalidad del individuo. Asi también el croonerismo francés de Loquillo tiende a volverse náusea ( y no camusiana, qué va) por el peripatetismo del que lo crea. Es la triste involución del artista acabado, preso por la muerte de neuronas y el paso de los años que traen degenerativas formas de estupro artístico.
Meterse con Sabina es un evidente ejemplo de topicazo hispano. No creo que este señor despierte odios tan macabros como los que a mi me inspiran, y por esto, también yo soy un poco triste. Pero qué le vas a hacer: ante un nuevo reportaje en un suplemento de Polanco, una nueva intervención televisiva, la nominación a los premios PROTAGONISTAS, el anuncio de su gira ULTRAMARINA y asi, uno no puede más que azuzar al asesino en serie que lleva dentro y es Sabina el que más parece encontrarse en el primer puesto para ser aniquilado.
El mito Malasaña se ceba en sus habitantes con la poesia urbanita del setentero cantautor. Y es una pena, porque el mito Malasaña abarca también la bohemia y sus transgresiones más apetecibles: Romántica Banda Local, Burning, Arrebato, Haro Ibars...Malasaña está en ellos, pero Sabina no.
Su primer disco data de 1.978 y en él se reproducen todos los esteriotipos del plebeyo sin clase ( que no desclassé). Los ripios del señorito carecen de la mesura del Serrat mejor pero sirven para dar a conocerlo a la sociedad biempensante ( demócrata y por el cambio) de finales de la década. Con la llegada de los socialistas sería pope y juglar de sus gestas pre OTAN edificando grandes himnos a sus princesas noctivagas ( con rubor e indecencia).
En LA MANDRAGORA se junta con el gran Wyoming y Alberto Perez para darle a las noches de vino,bares y rosas ( las que se pondría pronto en el ojal mi admirado Perez) su fisonomia más canallesca ( pero en agónico modo). La evolución de los tres fue distinta: el Wyoming se puso al servicio de la telebasura con mensaje político-mercantil hasta lo bochornoso ( su decrepitud no deja de hacerme relamer de placer insano desde mi cruel posición habitual de leñador de árboles caídos), Alberto Perez recupera en su falsa modestia un espirítu antañón que no deja de ser conmovedor en su atipicidad: artista- mímesis de la escuela de cantantes de bigotillo fino a lo Bonet y Sepulveda en boites " mirando al mar". Sabina evoluciona en su involución a golpe de pareados y drogas infumables. Su voz de triqui no le hace un genuino ( mi madre me avisa, Sabina ha perdido la voz. Yo respondo: Y Julie Andrews también).
Aun asi continúa sacando mierda por un tubo, como un cáncer o un alien que debasta mientras otros, los de siempre, su pueblo ( de izquierdas) lo jalean y lo tiene en una hornacina. Deseo que muera pronto, a pesar del riesgo más que lógico y fundado de santificación, pero es la única forma de que pare su impecable carrera de vómitos (antipunk). Y, por favor, que cuando lo entierren que lo hagan con su bombín al lado, charlotiano ( y Chaplin también es un odioso personaje que a él le hace juego) y ridículo. Que pronto lo veamos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home