Sunday, December 25, 2005

Dirigido por...fa: Ponga un Capra en su árbol de Navidad

Los primeros pasos en la comedia de Frank CapraSi estamos con Trueba en que Billy Wilder es Dios ( y esta fue en su momento una boutade tan innecesaria como todas las que suelen soltar los progres de su ralea) entonces tambien habría que afirmar que Capra es pr lo menos Santa Claus, a tenor de las reiterativas reposiciones, llegadas estas fechas, de su película "Qué bello es vivir".La imágen de buenos sentimientos, de glorificación del ciudadano medio norteamericano ( los John Donne a la larga iban con trampa. Yo jamás me fiaría de un anónimo como los de Capra), de su política partidaria del "New deal" es tan folclórica, populista y entrañable como un nacimiento consistente en figuritas de la cuadra Metro Goldwyn Mayer. El cuento de Navidad de este director era tan endeble e insulso que sólo se sostiene gracias a la pericia del propio Capra y por la labor de unos actores en plenas facultades. Sin duda la cosa no era para tanto.
El siciliano Frank es netamente un ciudadano norteamericano. Cuesta tratarle de emigrante puesto que a los cinco años ya vivía en Los Angeles. De crio simultanea los estudios con varios empleos, incluyendo el de músico de sesión actuando en hoteles. Descubre las artes y el periodismo hasta que en 1.917 el presidente Wilson declara la guerra a Alemania. Capra se alista y presta sus conocimientos en tecnología ( cursó estudios en la Throop) al servicio del ejército.
Tras el armisticio, entra en el mundo del cine en calidad de extra en filmes de John Ford a la vez que busca trabajo en diversas productoras. Hasta que transcurrido el tiempo invierte dinero en la suya propia, Tri State Motion Picture Company.
1.924 es un año que se puede calificar de despegue de su carrera cinematográfica pues el afamado (y fundamental en la historia de la comediografía norteamericana) productor Hal Roach le llama para que escriba los guiones para "Our gang" ( creación de Roach, la simpática pandilla de crios, grupo infantil de estupendo recuerdo)..
Que descubras esta mañana los primeros pasos en el cine de este gran maestro puede tener algo de revelación, y de sorpresa. Capra empezó como autor de los gags ( un gagman, si) dentro del género slapstick. Más tarde sería contratado por el no menos fundamental Mack Sennett ( el de las bathing beauties- que pronto tendrán un especial post en este blog-, y las intrépidas persecuciones entre polis y cacos del cine cómico en los años veinte).
Con Harry "little boy" Langdon trabajó intensivamente. Estaba contratado para la productora de Sennett y Capra le escribía las historias. Cuando Harry decidió que ya era hora de remontar el vuelo el solito, y crear su propia "casa" Capra lo acompañó, dirigiendo su primer largometraje al alimón con Harry Edwards. Se titulaba "Un sportman de ocasión". Ahí salía también una bisoña Joan Crawford que en cierta ocasión elogió el humor y el talento del siciliano con palabras tremendamente respetuosas. Con Langdon aún hizo "Sus primeros pantalones" que es de 1.927. Es curioso pero en todas estas películas con el cómico hay una constante que definirá el tratamiento de los personajes positivistas de los posteriores trabajos de Capra: la creación de un individuo normal, algo anodino, tremendamente virgen ( o ingenuo) que se pone al frente de un colectivo social desprotegido frente a las masas explotadoras. Es evidente que el flaco de espìritu Langdon nunca lograba sus fines pero tambien resulta esclarecedor que fuera él y no otro el primer antiheroe capriano de la comedia norteamericana.
Las relaciones entre los dos terminó bruscamente y muy mal. Capra se fue al paro durante un tiempo. Fue Harry Cohn el que confiando en su genio, le sacó de nuevo del escollo contratándole para su futuro proyecto de productora, que aún se llamaba Proverty Row, y que con el tiempo sería una de las cinco más importantes que dio Hollywood: la Columbia Pictures.
Y decir la Columbia es decir el hogar de Frank Capra, el sitio donde surgieron sus más grandes logros, la productora que le hizo pasar a las páginas de oro del séptimo arte. Pero esta ya es otra historia, que quizá tu ya conozcas.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home