Monday, December 19, 2005

Bell'aspetto. Por "la famosa escritora norteamericana"


" Se puso serio mientras ella proseguía con sus risitas, sus besuqueos y él iba retirándose, defendiéndose del acoso con las manos, haciendo mohínes de recato. Hasta que al final ella entendió, se quedó quieta esforzándose por retener la mirada en la de Paolo. Tras un silencio él agachó la cabeza y murmuró:
- ¿ Qué te parece si nos damos las "buenas noches" y nos despedimos hasta mañana.
- ¿Tan larga te ha parecido la noche?. Si aún queda lo mejor.
- Estamos los dos demasiado borrachos.
- Alegres, Paolo, alegres- respondió ella mientras lo arrastraba agarrándolo de la cintura hasta el descansillo de la escalera.
- En serio, Ivana. Mañana lo veremos todo más claro. Prefiero no subir esta noche
- Pues aquí mismo, no importa. Será más excitante

Entonces, con una rapidez que tenía algo de ferocidad se despojó primero del abrigo "pata de gallo" para a continuación hacer lo mismo con la estrecha faldita tubo, dejando entrever unos muslos torneados y hermosos que se pegaban con delectación a su combinación de encaje. Paolo no se pudo resistir y la estrechó entre sus brazos. Desabrochó su blusa y buscó con la lengua sus senos. Ella pareció enloquecer mientras revolvía con furia el azabache pelo de su amante.
Jadeaban. Sus sangres hervían con un frenesí que recordaba a los animales en celo.
-Paolo, mio tesoro. Piú forte, piú forte.
La mano de Ivana alcanzó la entrepierna del muchacho y a ella se aferró con fuerza. Frotaba su miembro de forma tan experta que le iba henchiendo de un gozo inconmensurable. Paolo se abandonó a aquel torbellino de sensaciones placenteras, dejando que el instinto campase por sus anchas.
Fue en el preciso momento en el que ella mordía su lengua cuando descargó en el interior del pantalón toda la morbidez que había venido acumulando durante la noche. Iv
ana notó en su mano la humedad del orgasmo y presa de una angustia rayana en el paroxismo se colocó en cuclillas frente a la entrepierna del amante, pegando su rostro justo allí. Paolo cerró los ojos sin dejar de acariciar sus rubios cabellos, asi un buen rato permanecieron hasta que ella se apartó de su bragueta y mirándole le dijo:
- Tenías razón. Ha sido todo muy precipitado.
No tardó en incorporarla , al hacerlo la pareja se unió en un cautivador abrazo ornado con un cautivador beso en los labios. Se despidieron haciéndose promesas, acordando encuentros, pero ambos estaban lo bastante aturdi
dos como para andar perdiendo el tiempo apuntando fechas.
Paolo desapareció calle abajo. Cuando I
vana subía las escaleras percibió el rugido de la motocicleta del mozo que se alejaba cual "machina ammazacativi" por los aledaños de la via Condotieri. La jóven experimentada en amores remataba la jornada restregándose como una cerdita sobre el colchón de un frio apartamento realquilado".
( continuará)

* Fragmento perteneciente al libro inédito en España "BELL'ASPETTO" ( 2.005).
Traducción a cargo de una émula de las Bronté Sisters llamada Boquitas Pintadas.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home