Tuesday, November 22, 2005

POST-cien del a-POST-ata en plan POST-data


MI VIDA CON EL BLOG

Se lo debo todo a mi amigo Carlos ( a este paso mi único lector, si es que su paciencia no se agota). El me animó a emprender la aventura de un blog.Las cosas no las tenía todas conmigo. Apuntarme tarde y mal sería un error, pero a fuerza de perseverancia y echarle valor creo que la historia de FANTASIA MONGO ha conseguido ir encarrilándose.
Mi blog es un diario. Todos los blogs tienen algo de diarios personales, de libreta de anotaciones, tambien de urgente asidero para que se exprese el nuevo solitario. Este no iba a ser menos.

Llevo escribiendo desde los ocho o nueve años. Siento verdadero placer cuando lo hago. Pero tengo que estar motivado, pensar en algo o en alguien y ponerme frente a una hoja en blanco o ante el teclado de mi ordenador e hincar codos. Entonces , por esa magia de los inspirados, la chispa se produce, mi mente empieza a bullir una serie de interminables ideas que necesitan salir y entonces todo se vuelve imparable. Escribo y escribo... y el placer al que antes aludia me llena, me colma como el mejor polvo, el mejor menu gastronómico, la mejor charla telefónica con mi querido Manolo ( con el que ayer tuve más de unas risas ). Y aqui me ves, liado en un post que es ya el número cien. Y lo celebro mirando atrás.
No han salido las cosas del todo mal. Mi mundo poco a poco se va orientando hacia una irrealidad tecnicolor, con detalles de una suciedad no exenta del glam que a todo gay suntuoso se le presupone de antemano. Peco improvisando, pero tambien esto favorece el que surga una espontaneidad ( una especie de oro en bruto que no estaría de más pulirlo) que tampoco queda mal. Lo mejor, en todo caso, aún está por llegar. En el fondo, esto no se trata de una carrera de chulos de la informática, de haber quien escribe más, menos aun de un trampolín para presentarse a un concurso literario. Es un género nuevo, típico del siglo 21, en el que cualquiera tiene derecho a expresar sus filias y sus fobias. Es un género tan inmediato como cómodo. Y eso está muy, pero que muy bien. De todos modos, he visto por ahí algunos blogs, y hay cada mierda...


MI VIDA CON EL ORDENADOR
Este verano fue uno de los peores de mi vida. Han habido dos veranos funestos: este fue uno, el otro el de 1.998. No quiero ni acordarme, y menos aun voy a contarlo. Sólo diré que me senti por entonces como un ciudadano bajo sospecha. Este verano supuso el de la ruptura sentimental con mi anterior pareja y todo lo que conlleva un asunto de esta índole: romper con unas costumbres, unos hábitos, unos horarios, unos polvos maravillosos que hoy ya son una nebulosa en mi mente.Me había convencido a mi mismo de que la compra del ordenata sustituiría a todo lo anterior. Y en parte lo hizo. Pero recuerdo tardes plomizas terribles. Sentir el dolor físico partiendo del dolor del alma ante la pérdida de un ser que amé con locura obsesiva y que me había abandonado, encontrando él un recambio ya al dia siguiente de la desgraciada pelea. Las noches eran, bueno, ni te cuento...todo se hacía irrespirable. Salir al balcón porque ya no puedes más, intentar respirar hondo y sentir que no hay aire es algo muy parecido a estarse muriendo. Y vive Dios, que yo me creí morir en más de una ocasión el pasado mes de julio. Me movía con miedo por las calles semidesérticas. Pensaba que él y sus amigos estaban por todos los lados, conspirando, riéndose de mi...Podia oler su piel a kilómetros, y su piel ejercia sobre mi un efecto demoledor, porque ya la había mitificado desde hacía mucho tiempo.
Mi relación con esta persona ha sido tan insana y contradictoria que hoy en dia pienso que la historia daría para un buen puñado de novelas de Brett Easton Ellis. Afortunadamente los sustitutivos hicieron efecto y el cine mayormente me evadió como nunca lo hiciera antes. Creo que durante estes últimos cuatro meses he visto más películas que a lo largo de toda mi vida. Películas que jamás podria pensar que pudiera ver. Piezas de arte, también basura recóndita, seriales apolillados, series de mi adolescencia....Todo recuperado gracias al pirateo con el ordenador. Por no hablar ya de la música: integrales de mis artistas favoritos, conciertos en video de mis últimos dioses del pop, revivals de gente que amé desde crio...Todo al alcance de mi mano. El individualista en su pequeño reino privado, intentando recuperar el tiempo perdido...intentando volver atrás y tener todo el pasado que me fascinó en algún momento de mi existencia. Intentando, y casi consiguiendo, que cada noche sea una noche de Reyes...despertando por la mañana temprano con la ilusión de ir a la habitación y ver lo que he cazado en el emule. Si, todo muy neurótico...tipo ciudadano treinteañero de este siglo de las luces que nos ha tocado padecer.

Y después de estos pocos meses puedo afirmar que estoy feliz. Que soy afortunado, y que aunque el mal rollo aun vaya por dentro, porque mi mal rollo es algo crónico, indisoluble en mi esencia, genético, nunca he estado mejor. La percepción de las cosas es bastante caprichosa pero puedo afirmar sin temor a no ser sincero que no me lo estoy pasando del todo mal ultimamente. También diré que a pesar de todo, porque Zeus aprieta pero no ahoga, en verano hubo instantes placenteros, casi todos coincidentes con algun que otro escarceo sexual: ahora recuerdo con regocijo un ligue marroqui, morito bueno que estuvo tan cariñoso como extrañado conmigo; tambien hubo un toque de escándalo ( siempre me obligo a dar el cante cuando llega el estío), el día de la estruendosa sesión de spanking que me ejecutó un hombre de edad con pinta de cerdo, en unas céntricas galerias comerciales, siendo descubiertos por un comerciante que salía de su local, con la consiguiente huida loca a calzón bajado... Una risa. Y el vicioso me había puesto el culo como un tomate.


MI VIDA CON EL ESCAYOLISTA
En cuanto a amores estoy desbordado. Mi Jose sigue estando ahi. Pero un poco más lejos, pues trabaja. La semana pasada me llevó hasta un piso donde tenía que tapar agujeros. No pienses aun mal, no sé si te he dicho ya que es escayolista ( por cierto no hay como liarse con un escayolista: qué manos) y el dueño del piso lo llevaba esperando toda la tarde. Ahí me ves a mi de ayudante contemplativo, aguantando los cubos y sofocado por que el mono blanco le sentaba como dios.
El sabado por la noche estuvimos en su casa del pueblo. En la buhardilla, escondidos de la madre que se encontraba abajo. La estancia estaba helada. Sin ventanas, el frio entraba por todas partes. Hay unos muebles rústicos y una cama. Un poco arreglada parecería un loft neoyorkino, mientras tanto me conformo con imaginarla como el hogar de un personaje de Dostoievski.Cuánto nos reimos haciendo el amor: no porque sea una bobada de amor, es que me gusta hacer el payaso con él, desdramatizo algo que he trascendentalizado demasiado ( las orgias con el anterior eran tan turbulentas que dejaron de tener gracia por completo, terminaron siendo pequeños crímenes hacia la moral del otro. En más de una ocasión mi deseo de ir más allá en procacidades debieron inspirarle tal terror callado, que no dudo que la crisis se precipitara justamente por ese motivo ).
Y aun asi soy incapaz de no sacarle tres pies al gato a esta nueva relación erótica, sintiendo que lo que hacemos es una especie de sexo tántrico a la gallega, en donde las caricias y los juegos cameros sustituyen a la manera de aparearse occidental. Vive dios que una muestra de cariño suave, prolongada en el tiempo puede ser tan o más placentera que la más tópica penetración desgastable y agotadora. La dictadura del mete y saca debería estar penalizada para todo investigador del sexo.
Y con qué ilusión me trajo la cena al lecho... Notti bianche.

Esta mañana Jose me visita por primera vez. Me refiero a que viene a casa, que aún no la conocía. Aprovecha el par de horas que va a estar en la ciudad, pues debe ir a recoger al almacén unos materiales, y saca tiempo para verme. Tan pronto llega le presento a mi madre. Hoy está particularmente hermoso con su jersey de lana gris. Ha venido afeitado y huele muy bien. Mi madre, ingenua pero no tanto, tan pronto lo ve le dice : "¿ Eres tú Jose ?, qué guapo... parece el actor este que estuvimos viendo ayer...". Emocionado salto yo:" Si, claro. Se parece a Emilio Gutierrez Caba. Se ve a la legua" ( habíamos estado viendo la tarde anterior "Nueve Cartas a Berta" donde aparecía el maravilloso Emilio en plenitud de belleza ). Y ella responde: " No, no. El chico que vimos por la noche " (andamos con peliculas a todas horas y ya es un lio. Pero es que el chico de la noche era todo un Horst Buchholz de la cosecha de 1.959, divino teutón. Ahi creo que mi madre se pasó un pelín. Jose no entendía nada). Y yo: " ala mamá. Tampoco hay por qué exagerar".
Lo importante es que a mi madre le causara una buena impresión. A mi mientras tanto se me caía la baba. A todo esto:¿ cómo será su madre?. Creo que tiene mucho genio. Oíamos el sábado cómo les gritaba a los perros mientras estabamos abrazados bajo la colcha . Sentí temor por si éramos pillados, e indefectiblemente , no sé por qué, se me vino a la cabeza la imágen de Lola Gaos en " Furtivos ". Me parece que como principio de una mitificación es penoso. En última instancia, eso sería equiparar a Jose con Ovidi Montllor. Desde luego, lo prefiero más Gutierrez Caba. ¿ O no?.

0 Comments:

<< Home