Sunday, November 13, 2005

DIRIGIDO POR...FA

Hoy: UNA DE CUARON


Alfonso Cuarón es un nuevo realizador que ha despuntado, ya desde los años 90, a base de aportar aire fresco a un cine, el mexicano, que lucha desde hace tres décadas por abrirse camino a través de propuestas arriesgadas y la mayoria englobadas en lo que se conoce como cine de autor.
Por caminos diferentes a las constantes vanguardistas de un Jodorowsky y más cerca de otras obras setentianas ligadas a los temas relacionados con la libertad sexual ( pienso ahora en aquel "Matineé" de Humberto Hermosillo o, las siempre polémicas adaptaciones del novelista chileno José Donoso, como " El lugar sin límites "), Cuarón se muestra en "Y tu mamá, también", una vez más, sincero, franco y , en todo momento, crítico con la realidad sociopolítica de su país.


Partiendo de un guión propio, escrito junto a su hermano Carlos, narra una historia de adolescencia e iniciación sexual concretizándose en el eje central de un largo viaje.
Las peripecias de eses dos amigos de buena familia, niños pijos representantes de una generación de hijos de nuevos ricos corruptos, arrancan con la despedida de sus novias en el aeropuerto a punto éstas de emprender unas vacaciones por Europa. A partir de aquí vamos conociendo con todo detalle aspectos de la vida y del entorno que rodea a los protagonistas gracias a una voz en off ( gran hallazgo a pesar del peligro que supone este recurso ),
narrador en tercera persona que inmoviliza la imágen, desconecta el sonido ambiente, aportando en brillante literatura, en la sabia tradición del boom mítico, comentarios ad hoc que enriquecen la trama.

El retrato que se hace de determinada clase de juventud mexicana es acerado: las drogas, el consumismo capitalista, las nuevas músicas ( excelente banda sonora a base de Molotov, entre otros. Referencias a Plastilina Mosh. De hacerse una segunda parte fijo que aparecerían por ahi increibles últimas aportaciones sonoras de gentes como Silverio o "El Instituto Mexicano del Sonido"), pero sobre todo la obsesión por la sexualidad, con ese tamiz agobiantemente machista que sigue imperando en esos lares y que se expone a las claras, sin demagogias.
Y esto último merece un aparte , porque el machismo mexicano invade, apabulla, rige el comportamiento de los dos chavales. De esos dos gallitos que presumen de haberse tirado a infinidad de chamacas cuando, lo cierto es que el único sexo que practicaron fue con sus novias de siempre y, para ello de modo precipitado e inexperto.
Y , de repente, jugando a Risky Business , se les aparece una mujer adulta, vivida, hastiada por una relación anterior, y aún por encima, española; es decir, dentro de lo que cabe, con una mentalidad más avanzada. Y los niñatos la buscan y le proponen un viaje al mar , lo que ella aceptará (herida por los cuernos ) siendo siempre consciente de sus intenciones para con ella, que es cogerla, en correcta expresión.
Ella es Maribel Verdú, actriz que no me hace gracia alguna pero que parece maja en las entrevistas ( y he de reconocer que estuvo conmovedora en el " Amantes " de Aranda).

La parte principal de la película es ese viaje a ninguna parte, ya que la playa prometida en realidad no saben donde está, aunque por casualidad terminan encontrándola. La pelicula se convierte en una road movie donde se exterioriza la psicología de los tres protagonistas, la relación de amistad que existe entre ellos y la idiosincrasia de un México profundo, aún sustentado en sus primitivas tradiciones . De la modernidad de los raperos del ámbito urbanita a lo folclórico de un mariachi de interior, la ruta musicaliza sus comportamientos revelando en ellos aspectos hasta entonces semi ocultos.
Hago especial mención a los dos actores masculinos, Diego Luna y Gael Garcia Bernal, prodigiosos en su naturalidad, protéicos y cautivadoramenete libres a lo largo del metraje ( son ellos la gran baza de la película, como se demostró en la Mostra de Venecia donde fueron premiados). Y aunque cuesta trabajo entender la jerga autóctona en la que se comunican , sobre todo en la primera media hora cuando aún no apareció la Verdú, sólamente ya oirlos reviste un atractivo adicional.

" Y tu mamá, tambien " fue clasificada como pornográfica en su pais, algo que no entiendo. Se plantean temas supongo que desagradables para su mentalidad cerrada en escenas muy directas: las masturbaciones compartidas entre adolescentes del mismo sexo, las erecciones espontáneas en tardes de sopor, el cuerpo expuesto a la desnudez de una Verdú deshinbida... y, la traca final, inequivocamente homo, ese menage á trois que acaba en dos, destapado un deseo latente entre los mozos en esa playa liberadora de tabúes.
Si la pornografia es sinónimo de crudeza y de sinceridad, entonces vale, esta es una cinta muy pornográfica. Y bella en su pornografia, y homoerótica ( tanto Diego como Gael se pasan tres cuartos del metraje en bolas, aspecto en el que es lícito encontrar cierta complacencia del director en todo momento al retratarlos seductores. Y atractivos a la manera un poco indígena. Resalto a Gael, actor por entonces revelación y ya chico de culto gracias a la olvidable mamarrachada de Almodovar. Particularmente, pasó a ocupar mi número 1 en el ranking de bocas inmensas favoritas, desplazando del puesto al mismito Peris Mencheta).


Obra correctamente rodada, de momentos semidocumentales y cámaras zigzagueantes, con diálogos directos ( delicioso en especial el contraste entre el argot azteca y el español que aporta Maribel, con divertidos intercambios léxicos incluidos). En fin, cine vivo.
Si hubiera a modo de resúmen, que destacar un "lo mejor" y "lo peor" lo tendría muy fácil. Lo mejor: chavales aparte, esa voz en off perfectamente ensamblada a nivel narrativo, y que no prescinde de las acotaciones políticas de rigor, enriqueciendo en agudas descripciones a los personajes y su circunstancias vitales.
Lo peor: que no termino de creerme el papel de Maribel Verdú representando una mujer madura e inteligente que resulta vulnerable al final, ofreciéndose en cambio a dos guevones en la edad del pavo solamente como venganza por un rídiculo adulterio confesado de su pareja ( se supone que ambos son civilizados y aquí ella pierde paradojicamente su orientación ética ). Como no creo que se pueda llegar a intuir con nitidez, aunque queda muy bonito, la homolatencia de los chicos, debido quiza a la asfixiante personalidad sietemachos de los dos a lo largo de la historia. A no ser que seas un malicioso como yo, claro. De todas formas se corre el riesgo de que el espectador convencional entienda la escena pre- epílogo como el torpe instinto de unos chaparritos torpones jugando borrachos a lo que el poeta Virgilio en el Ars Amandi llamaba el "vicio torpe". ¿Un caso más, esta vez, de torpeza en el guión ?. Pas de tout.


Tras el visionado uno queda con ganas de más mexicanismos. Y añorando aquello tan arraigado en su cultura y en su cinematografía en especial, como es el tema de la cofradia masculina en las pelis de luchadores. Pienso ahora en argumentos, en actores y actrices deliciosos.
La sagrada amistad "entre hombres " que se trunca cuando entra en escena un elemento femenino perturbador. De eso iba " La Bestia Magnífica", clásico filme de lucha libre con Rubinkis, Alvarado y la inolvidable vamp enana y rubia Miroslava Stern, divina suicida. Tambien estaba " El Luchador Fenómeno ". Y el filme de delincuencia juvenil " Al Rojo Vivo ", con Jorgazo Rivero., otra estrella del wrestling azteca metido a macho man de la gran pantalla. Y las del Santo y Blue Demon...¡ Guau!, sólo de mencionar estos títulos de oro se me está poniendo dura. Asi que ahora que queda poco para que lleguen las fiestas de Navidad, se me acaba de ocurrir que le voy a pedir a los Reyes Magos un imaginario pack con las mejores películas de luchadores y de vampiros cabareteros made in Churubusco. Me harían el cinéfago más feliz del mundo, hijos de la chingada.

0 Comments:

<< Home