Wednesday, November 23, 2005

Aventuras de Meek en el no-mundo . Face A



Incluso sin los rumores de magia negra, amenazas de bandas mafiosas y el climax del estallido de paranoia, celos, crimen y suicidio, la historia de Joe Meek es una de las más grandes historias del pop británico de todos los tiempos.




el alquimista en su locura
Desde su húmedo piso, encima de la tienda de cueros en el 304 de Holloway Road en el norte de Londres, Joe Meek creó algunas de los más extraños experimentos sonoros que llegarían a las listas de éxitos británicas. Un creador del sonido. Meek fue el primero en la idea de la independencia dentro de la industria discográfica británica. Y lo hizo vendiendo sus rematados productos a las majors y rechazando compomisos en la voluble escena del pop de los años sesenta.
"Todo lo que hice en este menudo estudio fue un acto de fe en algo". Dice el mánager Ken Pitt: " La música fue toda su vida". Entre 1.956 y 1.967 cuando su torbellino creativo dio paso al final mortal, Joe Meek realizó alrededor de 300 discos, la mayoría de ellos escritos, grabados arreglados en su casa.
Los cantantes eluden quizá ahora hablar de él, pero pocos son incapaces de anular la tensión histérica de " Johnny, remember me ", el infernal alboroto de " Have I the right?", o el ímpetu sin aliento de "Telstar" - el instrumental más vendido de todos los tiempos, y por cierto, el disco favorito de Margaret Thatcher.
Concentrándose duro en su trabajo, Joe empieza a escribir sus propias canciones. Lo hace en asociación con el productor Charles Blackwell. Aparte de la obsesión por el sonido, Adrian Kerridge , ingeniero y amigo de Meek recuerda pocas conversaciones que revelaran aspectos de la vida personal del hombre, a pesar de las muchas horas que trabajaron juntos. " Yo nunca tuve problemas con su estilo de vida, pero es duro imaginar ahora que el asunto tabu de su homosexualidad fuera entonces su final. La gente le juzgó por esa causa y él reaccionó odiando a la gente".

escuchando un nuevo mundo
Joe formó su propio sello TRIUMPH en 1.960 y realizó unos pocos hits que no llegaron a tales. Además de la viñeta de Buddy Hollyesque, para Michael Cox estaba " Angela Jones" que hizo un top 10. Son los más olvidados.
El único disco en el que empleó su nombre se titulaba " I hear a new world", que no se vendería apenas. Su intención en un principio era la de sacar varios volúmenes pero vistos los resultados decidió parar ahí. Grabado en casa y en Lansdowne, eran auténticos experimentos del estéreo, había utilizaciones de sonidos espaciales que remitían a las bandas sonoras de viajes astrales. Todo con efectos rítmicos y bailables. También aparecían ecos y reverberaciones. Añadió efectos sonoros de materiales de desecho, muñecos mecánicos rotos, interferencias radiofónicas, etc. Ahora, los maestros de la electrónica como Matthew Herbert o Andrew Wheatherall valoran justamente las innovaciones de este Ep que se adelantó sin duda a su tiempo. Con solo cien copias el disco fue prensado y permanece como un 'manifiesto del espacio exterior'.

meek viviendo en la casa azul
Incapaz de tolerar el trabajo con otros, Joe ahora se une al misterioso benefactor llamado Major Banks, quien traspasaría las técnicas de trabajo de nuestro heroe: compraba parte de las acciones de TRIUMPH, asi permitía a Meek el poder levantar su propio estudio ( un pequeño castillo donde nadie cuestionaria su soberanía ). Con equipos prestados o robados, el alquiler de las habitaciones por encima de las tiendas de piel de Mr. y Mrs. Shenton, en el 304 de Holloway road estaba asegurado. La renta del piso subía a 7 libras por semana.
Con Major Banks, Joe formó RGM combinando su inmaculado olfato y siempre con un ojo puesto en el último guapo bateria de turno. Era ahora el rey de todo lo que anheló.

meek conoce a goddard. nace " johnny remember me"
Un dia apareció por alli un chaval con acento de Benckshire y que a Joe le pareció tan hermoso como un heroe de comic. El geniecillo del pop escuchó profundamente al jóven que se llamaba Geoff Goddard antes de declararle solemnemente: " Te llamaré Hollywood ". Goddard admitió a posteriori que Meek y él estaban en la " misma longitud de onda".
La carrera de Hollywood, Anton Hollywood, tuvo corta vida, los talentos compositivos de Goddard salieron a la luz en seguida. Trabajando en una canción para la estrella de la televisión John Leyton, Geoff conseguiría golpear en las listas. La canción era " Johnny remember me " y la creó en diez minutos. Una emocionante y clásica melodia llena de florilegios orquestales y drama pop. Este disco de lujo también se convertiría en la más famosa sesión de estudio de Holloway road. Con una sección de cuerdas en las escaleras y los coristas en el cuarto de baño. Como grupo de apoyo estaban los Outlaws, apiñados en la sala de estar donde Joe twisteaba a su manera para alcanzar la inspiración que le llevaría a alcanzar la perfección pop. Y con él, tambien estaba su mesa de mezclas, las grabadoras, etc.
Chas Hodges era el bajista. Declararía años más tarde: " Pude escuchar a una chiquita cantando pero no supe donde estaba. Quizá estaba metida en el cuarto de baño- Escuchaba a Joe que decía ' Oh, los violines llegaron', pero nunca los ví. Estarían en otra habitación del apartamento ".
" El chico de la guitarra rítmica"- recuerda Goddard-" tocó hasta que sus dedos sangraron. Había gente apretujada en las esquinas. Recuerdo a un muchacho intentando encontrar espacio para hacer avanzar el arco de su violín ".
El disco se grabó en julio de 1.961. Fue número 1 en las listas británicas y permaneció allí durante quince semanas. La industria se mofó. El arreglador y columnista del Melody Maker, Martin Slavin arremetía contra el exitoso tema: " Un estudio de grabación es el real sitio para grabar. Es dónde se encuentran los mejores técnicos y los materiales específicos". Joe no se resistió a la oportunidad de replicarle: " Hago discos para entretener al público, no para mentes elitistas y cuadriculadas que no entienden las cosas ".

espiritismo y ciencias ocultas en la era del pop
El éxito cimentó la creciente amistad de Meek y Goddard: " Era un chaval de campo en Londres, como yo" diría Goddard. " Teníamos algo en común, eramos unos inadaptados". Hubo peleas entre ambos, incluso físicas, ataques violentos de furia que solían acabar bien, haciendo las paces, con Joe retornando a la habitación con su mejor sonrisa.
Como Joe, Goddard era un espiritualista amateur obsesionado con Buddy Holly. Los intereses de Goddard le impulsarían a intentar contactar con las estrellas muertas- Al Jolson, Mario Lanza e incluso Buddy Holly. Las sesiones inspiraron a Geoff para escribir "Tributo a B. Holly" de Mike Berry. Joe y Geoff decidieron llamar a Holly y ver si pensaba que el disco podría ser un éxito. ¿ La respuesta ?: El disco llegará a las listas. Pero Buddy no mencionó que sería en el puesto número 23.
La obsesión de Joe con el espiritismo y el ocultismo desembocó en la Noche del Vampiro. Sumergido en el viento, lluvia, tormentas, baterias estruendosas y misteriosos efectos de guitarra, fue definido por la BBC como " inadecuado y contraproducente para personas nerviosas". Aquí está el sonido Meek en su zenit. Su confianza era tan alta que no se preocupaba de que toda la calle viniese a golpear molesta a su puerta.
Cuando Joe no trabajaba vagabundeaba por los cementerios con su grabadora portátil, captando voces y sonidos del "otro lado", del más allá. Una famosa grabación conservada es la de un gato que Joe se imagina que le está hablando.
Atravesando el lado oscuro Joe empezó a grabar a Screaming Lord Such, rodeando al cantante con montajes de audio de ataudes que crujen y puertas móviles, con aullidos y y ecos de lamentaciones hasta el infinito. Todo en plan artesanal: con alambres sujetos a gomas de mascar, la puerta del jardín chirriando...
El trabajo duro de Meek. " La gente dice que estuve trabajando demasiado duro ultimamente"- admitió en una entrevista- " estoy a punto de romperme". Geoff Goddard advirtió: " El literalmente se forzaba en su trabajo. Estaba sufriendo una enfermedad mental, estoy seguro. Una vez me dijo, sin bromear, que maquinaba algo que estaba creciendo dentro de su cabeza, y tenía forma monstruosa ".

aparece Heinz y se montan en el Telstar
En 1.962 tenía Meek una banda sin nombre en su casa, y que llegaría a acompañar en un tour a Billy Fury. Joe los llamó The Tornados tomando como inspiración el resplandor del bajista alemán del grupo, un tal Heinz Burt. Meek decidió someterlo a un cambio de look. Tras ver el filme de horror " Village of the damned ", con aquel ejército de amenazantes niños rubios, Joe envió a Heinz al peluquero para un aclarado que se convertiría en su marca de fábrica. Pero Heinz aún tuvo que esperar unos años más para lograr el estrellato como solista pop.
Con la botadura del satélite americano de comunicaciones TELSTAR, Meek alcanzó a tocar el espacio de nuevo, en su mente. Impulsado por los sonidos futuristas del teclado CLAVIOLINE, el single Telstar se puso en órbita. Se grabó en agosto de 1.962, desafiando al departamento técnico de la DECCA, quienes estaban horrorizados hasta los niveles de comprensión. Telstar fue número 1 y permaneció en las listas durante la mitad de ese año.

Con dinero en el banco Joe compró un Ford Zodiac e invirtió en más equipamiento. Sus artistas vieron poco dinero, en cambio. " No recuerdo que me pagara nada", dice Mike Berry, " Joe se convencía de que el había hecho todo el trabajo y no necesitaba pagar a nadie"
" Nunca tuve cheques de los royalties", dice Tony Springfield, otro de sus protegidos, " pero siempre repartía dinero a la gente".

( continúa en la cara B )

PROXIMAMENTE: AVENTURAS DE MEEK EN EL NO-MUNDO . FACE B













0 Comments:

<< Home