Thursday, November 17, 2005

Album de cromos " Chicarrones sanotes ". Cromo n. 2 : GORDON SCOTT

Por Gilda Love




¡Madre mia, cómo me gustaba a mi de niña este señor!. Era durante el tiempo de las ursulinas. Y no pretendo hacer literatura que para eso está Maciste , que es capaz de sacar oro hasta de un monstruo como el " pozí " ( si se lo pone a describir ). Una es muy rudimentaria, muy básica y lo más lírica que Gilda llegó a estar era precisamente en el colegio de las ursulinas cuando tocaba redacción dedicada al mes de mayo. Asi que no espereis en esta aproximación a la figura de este machorro, unas metáforas y sinecdoques acojonantes, además: ¿ qué queréis que os diga ?, con tanta carne como tenía este tio no veo que sea momento para pedir templanza.

Corrian los primeros años sesenta. Mi amiga de clase Pilar y yo solíamos ir todos los fines de semana a los programas dobles del cine de mi ciudad. Eran unas horas de felicidad que desde luego, con el panorama que había en este pais, se agradecían. Lo que entendimos todos por cine de barrio era eso: las peliculas del Tarzán, las de romanos, algunas de amor alemanas y las de Sissi. Lo que había. A mi amiga le gustaban mucho las de espionaje, y el Sean Connery , que estaba para mojar pan. A mi , en cambio, lo que me evadía eran las musicales y las de la jungla . Me enganché muchísimo a las de Tarzán desde que lo había cogido este actor, atleta o lo que fuera ( un tio bueno, en cualquier caso ), pues venia a sustituir al Lex Barker que nunca me chistó del todo, pues lo veia yo demasiado finolis, paseando por la selva con aquellas zapatillas como de andar por casa...Y desde luego para una jovencita soñadora lo que menos le apetecía era que las selvas de Tarzán fueran poco menos que un salón de estar...¡si sólo le faltaba la televisión en la choza arbórea!. Asi que cuando apareció Gordon Scott creo que toqué el cielo. Me creí su amazona. Aunque la primera de la serie era pobretona y en blanco y negro, para la siguiente, que si mi memoria no me falla era la del safari perdido, ya se había incorporado el color. Y qué belleza de localizaciones, las rodaban en Kenya...Y que músculatura broncínea la de Scott ( uy, esto es un poco literatura pero asi me ha salido )... Ese taparrabos que tenía bastante de faldón cogía unos vuelos que dejaban traslucir unos mini slips que yo nunca había visto portar a nadie, y menos a nadie así. En alguna privilegiada ocasión le intuí un slip color carne que ya fue el colmo del atrevimiento.

A Pilar no le molaba mucho, a ella no le iban los tiarrones . Preferia los escuchimizados tipo Montgomery Clifft, que a mi me parecia medio tísico, y el Audie Murphy. Si, hubo un verano que estaba colgadita de Audie Murphy y creo que de Russ Tamblyn también...O era Russ Tamblyn o era el moreno de West Side Story, Richard...no-se-qué...En fin, que yo para los nombres...Lo que sé es que ya le caia pesada con tanto Tarzán y tanto león y tanto negrito como del domund...
Mi pasión por Gordon me llevaba a gastarme un dineral, a parte de lo de ir al cine, en comprar todas las revistas de fans donde supiera que iban a aparecer reportajes, premieres o simplemente una fotito suya. Aun conservo la colección de aventuras seriadas de sus películas con aquellas primorosas portadas de radiante colorido. Era un tio mitificable, que diría Betanzos. Y es por eso y por que las guardo todavía por lo que os puedo contar algunas cosas curiosas del chicarrón y no sólo mi vida de colegiala adolescente en un colegio franquista, monjil y piadoso. Y si tengo que confesaros que tuve tocamientos mirando las fotos del ídolo pues lo confieso, que no me duelen prendas , que además el lugar es propicio para eso, ¿no?. Bueno, pues al grano.

Gordon nació en Portland, Oregon. Fue en 1.927, o sea que calculo que como momia debe tener unos 80 años, casi. Pero los cuenta, que es lo importante. En esta revistilla antigua pone muchas cosas: que tuvo innumerables oficios antes de entrar en el cine. Que estaba de vigilante en un hotel en Las Vegas cuando un descubridor de talentos lo vió y le propuso si quería sustituir a Lex Barker en la serie tarzanesca. Parece mentira pero fue asi de fácil.En su primera película tuvo como partenaire a Vera Miles, que era una rubita sensible, que llegó a ser chica Hitchcock y que a mi marido y a mí siempre nos gustó mucho. De todas formas con quien más repitió fue con Betta St. John, actricilla que vuelve loco a Maciste, que lo sé bien...
Como las historietas se rodaban en pleno corazón del Africa , Gordon tuvo que relacionarse con sus habitantes y asi trabó buena amistad con la tribu de los massai. El jefe de la tribu le llamaba cariñosamente " Mtu Ule Na Panda Miti Minegu ". ¿ A que queda bien ?. Esto traducido viene a ser " el guerrero que trepa por altos árboles ". Muy descriptivo. Ahora me acuerdo, esto no viene en esta revista, que tuvo un problema con un león con el que estaba luchando en una secuencia. A l parecer éste le dio un zarpazo y le provocó una herida considerable, de resultas le quedaría una cicatriz muy vistosa en uno de sus muslos. No sé. Y yo que creía que los Tarzanes luchaban con peluches grandes.

Agotado un poco de hacer de hombre mono en esas cinco películas (con ese look de atleta universitario heredado de sus predecesores , tan depiladito y civilizado que resultaba chocante para un heroe que se había criado entre simios ), se plantea la posibilidad de engancharse a otro género muy de cine de barrio como os expliqué al principio, y que eran las de romanos. La serie la recoge Jock Mahoney que hacía de explorador malo en una de ellas, y que pasaría sin pena ni gloria. Fue , para la anécdota, el Tarzán más viejo de la saga, con cuarenta y tantos años de edad.
En cuanto a Gordon se amoldó perfectamente al nuevo género. Bueno, ¡ cómo lucía en las de romanos!, una pasada. Tan desnudito como en las de la selva, o más. Una preciosidad. Hizo de Goliat, de Sanson, de Hercules y de Maciste ( con perdón ) y en todas estuvo saladísimo y muy competente. Tambien fue Remo junto a su amigo de gimnasio Steve Reeves, que hacia de Romulo. Y nos lo pasábamos bomba en el cine matinal viéndole luchar contra jerarcas traicioneros, pérfidas reinas de music hall romano y algún que otro monstruo mitológico que salía echando fuego por la pantalla.

Ay, tiempos...Los mismos tiempos que evolucionaban con el actor...Las modas cambiaban, el peplum se acabó y llegaron las de espias y agentes dobles para regocijo de Pilar que no se perdía ni una. Yo tampoco desde que las protagonizaba mi Gordon Scott. Hizo algun spaguetti western. Los rodaban en Barcelona, Almeria y en la sierra madrileña. Pero esos me los perdi, porque no me gustaban nada...Los veia muy esteriotipados. De todas formas, en unas vacaciones con mi familia a Almeria abrigué la esperanza de conocer a mi atleta, ya que sabía que estaba rodando alguna de éstas por allí. Me fue imposible localizarlo. Lástima.
Creo que esto se está haciendo demasiado largo, asi que voy a cortar el rollo. Simplemente quería rememorar buenos tiempos, los de mi adolescencia...eramos todos más ingenuos, y nuestra capacidad de soñar con estos reinos de fantasia era tan grande que nos creimos todo lo que nos contaban desde la pantalla el Gordon, el Steve, los de Hollywood, y hasta los del NO Do. Que hace falta ya ser crédulos...