Sunday, October 23, 2005

LUCES Y SOMBRAS DE UN DIRECTOR SOBREVALORADO Stanley Kubrick (1)



Hace ya unas cuantas semanas veía en video grabado de un pase televisivo en el Canal Plus la película testamental de Stanley Kubrick "Eyes wide shut" y antes de que su recuerdo se diluya en mi mente cual droga de diseño decido emprender esta mañana fria de domingo una crítica improvisada a partir de la impresión que me dio.

Antes de nada confieso que Kubrick como autor asentado en la industria cinematográfica me merece todos los respetos. Hay obras suyas que me parecen excepcionales como Senderos de gloria, Atraco Perfecto que es serie B, es decir, artesanía funcional, bien narrada con pocos medios, Espartaco (maravillosa e incluso superior a Senderos... en cuanto a temática histórica en torno a las tiranias políticas e insurreciones rebeldes, y poco más. Lolita empieza la racha de compromisos fallidos, salidas de tono y errores garrafales coincidiendo con el nacimiento de una megalomanía atroz acrecentada con el paso de los años y que confirmarian para mal al autor como uno de los más personales del momento. (Hubo un Kubrick primerizo, sencillo, documental a principios de los 50 siguiendo la estela de maestros como Grierson, Jennings o Ivens que sería conveniente rescatar ).

Recuerdos de preadolescencia, imborrables en mi me traen ahora a colacción la penosa "El Resplandor". Su estreno en mi ciudad, mayores de 18 años , venía acompañado de una campaña publicitaria fuerte, con un reclamo muy atrayente en forma de pasquín. Mientras se proyectó en el fenecido Cine Avenida yo pasaba todos los dias despues de clase delante del cartel en la calle del Paseo subyugado por la terrorífica foto de la cara de un Nicholson overacting amenazando tras la puerta a Veronica Forqué, perdón, a Shelley Duvall. El hacha, la claustrofilia, el terror de cine ya tenía forma para un chaval como yo fascinado por el gore y el "mal por el mal" (un poco a la manera de Andre Gide). Ese fue mi primer contacto con Kubrick y la novelística de Stephen King. Vista ahora con la perspectiva que dan los años e inmune, dentro de lo que cabe, a las trampas de la nostalgia afirmo que "El Resplandor" es un aburrimiento supino perpetrado por un señor tendiente a la pereza narrativa y encima con ínfulas de profundidad. Cualquier modesto artesano, con un mínimo presupuesto hubiera llegado mejor al espíritu de tan estimable novela. Pienso ahora en el "fantástico" John Carpenter y el miedo que nos había metido con cuatro perras y en ochenta minutos en aquel Halloween admirable, y sólo dos años antes. Hubiera sido el director ideal.

Respeto a Kubrick como a cualquier autor que tenga 1 obra maestra, aunque después haga 15 bodrios maestros. Y Kubrick tiene más de una obra maestra. Pero su personalidad, su actitud ante determinados temas, su decadencia final debe ser censurada sin reservas. A la larga y si no estás predispuesto, resulta un autor irritante. Esa postura suya de espaciarse en el tiempo antes de emprender un nuevo proyecto , que por supuesto tenía que constituir la cota más elevada del Arte cinematográfica/decir la última palabra en el género tal o cual, resultando al final fiascos me hizo en mi edad más rabiosa (cuando pagué por ver La Chaqueta Metálica) abominar de él en forma de cagarruta en el váter del Xesteira Theater. Ahora , con la visión de EYES WIDE SHUT solamente estuve a punto de quedarme dormido, y nada más. Otro apunte. "La Chaqueta Metálica", como "The Clockwork Orange" - otra película tan mitificable en mi ambiente-me parece un filme muy ambiguo que pretendiendo ser una feroz crítica al estamento militar caía en los tópicos más repulsivos del patrioterismo (el Eastwood militroncho no andaba muy lejos ). En "La Naranja..." se buscaba hacer una crítica contra la violencia y terminó siendo la mejor apología de aquella que jamás se vio en una pantalla de cine. La venenosa crítica Pauline Kael señaló sardónica en su momento: " He aquí un director que permaneció aislado de la vida americana durante más de dos décadas y ahora se propone definir una de las grandes crisis americanas de este siglo", en evidente alusión al autoexilio británico de Kubrick. El Vietnam ambiguo del autor era sublimación de nuevo de la violencia trufado de chistes cuarteleros concentrados en la parte de la instrucción en la escuela militar. Y aún por encima sin escenas de duchas que llevarse a la polla. Buff.

1 Comments:

Blogger Seva Alieva said...

Remarkability and the Ten Faces of Innovation
During my week as guest host here at FC Now, I've tried to amplify, explain, or improvise on the Ten Faces of Innovation from my new book that appears in the current issue of Fast Company .
Find out how to buy and sell anything, like things related to how to repair a road bicycle on interest free credit and pay back whenever you want! Exchange FREE ads on any topic, like how to repair a road bicycle!

4:33 AM  

Post a Comment

<< Home