Sunday, October 23, 2005

Kubrick (y 2)



Diez años después de esta visión personal de la guerra del Vietnam el directorazo vuelve a ponerse frente a una cámara dispuesto a desmenuzar al milímetro los interiores desolados y complejos de una relación matrimonial haciendo especial hincapie en los celos., tema manido donde los haya desde que el cine es cine. Sin embargo ahí estaba el viejo diseñador Stanley presto a darle una vuelta de tuerca que, al final, resultó una pasada de rosca. Partiendo de un guión endeble, la trama se va complicando de un modo innecesario hasta el punto de parecer haberse incrustado una historia dentro de otra. Lo único que provoca en el espectador no concienciado tamaño desbarajuste es primero confusión, después aturdimiento y al terminar profundo sopor .
Los prolegómenos del rodaje que se sucedió en la más estricta privacidad resultaron sin duda un buen lanzamiento publicitario, ésto unido a la aparición del rumor de que se iban a airear detalles escabrosos del matrimonio antinatural Cruise/Kidman (un mal menor como el formado por el estrangulable Pedro Zerolo y señora) lograría causar a la larga gran expectación. Y, claro, es que volvía Kubrick, señores .La propuesta resultó pólvora mojada.
Recubierta de un envoltorio muy elegante, cercano al diseño (pero no genial como el de Fellini ni objetual como el de Antonioni) presenta partes con secuencias largas en espacios cerrados, en las que presenciamos la discusión bastante elemental de la pareja motivada por los celos de él en la que es lícito apreciar la influencia bergmaniana. Y llegados a este punto veo completamente necesario recomendaros el visionado de "Secretos de uin matrimonio " del maestro sueco (a ser posible la versión reducida pues la íntegra puede ser una ejemplar tortura), con su perspectivamás inteligente y enriquecedora, por no hablar de las grandes interpretaciones tan opuestas a la ridícula caricatura que hacen aquí Cruise y Kidman de sus papeles. En este sentido la Kidman está para tirarle de los pelos. Histérica hasta decir basta y fatal cuando va fumada. No quiero imaginar qué sucedería si algún dia tiene que hacer la Nora de Ibsen ( que la hará, con el Amenabar, o el Ivory, o la madre que los pario a todos ellos ), le saldría la niña del Exorcista como poco. Entiendo que el pésimo doblaje, uno de los puntos más pintorescos del cine de Kubrick (¿responsabilidad tambien esta vez de Molina Foix?) favorece un comentario negativo en este sentido. En cuanto a Cruise, lo he visto tantas veces sobreactuado, cuando no autoparódico o idiota tout court que ya no me sorprendió en absoluto.
Queda claro que la parte más controvertida del filme corresponde a esa historia de corte erótico/fantástico/policial en la que habría que pararse un poco. Es un gran bloque que atufa a cortometraje y que ocupa la parte central . Desde luego que hubiera podido constituir un corto. Pero no lo fue, y se convirtió en inserto. Algo nada original si lo pensamos bien ya que en "Lolita" Peter Sellers era otra película que nada tenía que ver con Nabokov. Sí quería reseñar la secuencia de la fiesta de disfraces. De corte onírico, es la partre más kubrickiana que tiene EYES WIDE SHUT. Tomando como pretexto argumental un carnaval privado se destapa toda una trama donde lo orgiástico y un ritual sectario iniciático (con los illuminati nos hemos topado, o asi) adquieren una dimensión sobrenatural. Por lo menos eso es lo que me sugiere el arranque de la misma. En efecto, el movimiento de la cámara pausado, casi sonambúlico enfatiza un desfile de personajes decididamente fantasmales. Como si los protagonistas de la escena del bar en "El Resplandor" retornaran del más allá con una clara intención de pervertir moral y fisicamente al estulto Tom. Sin embargo pese a los abundantes aciertos directoriales que posee esta parte(y que afectan a mi capacidad de sugestión) pienso que sucumbe en algunos detalles eróticos propios de viejo verde. Hay una estética del Playboy algo hortera, misógina y pasada de moda (que no fuori moda, ojo) que deja los polvos malignos en machadita insufrible. Y quien haya visto la película convendrá conmigo que no hubiera quedado perfecto un momento de sodomización de Cruise en primer plano con un totem por parte de un maestro de ceremonias , con el beneplácito de alguna beldad del reino PRIVATE. Así, lo que pudo haber sido un cuento perverso con homérico aventurero que se introduce en la boca de un infierno lleno de fascinantes belcebús y proserpinas, queda al final en un raro despendole de fin de semana entre salidos plutócratas dentro de una mansión plagadita de putas de lujo. Excelentemente filmado, eso si. La fotografia es espléndida. Nunca salió Cruise tan hermoso como cuando va en el taxi, de noche, impecablemente abrigado. Un momento de gran clase alejado de otros de humor vulgar, que los tiene. Un terreno que no escasea en la película. Desde las bombas de Dr.Strangelove hasta la secuencia del alquiler de disfraces en esta podemos encontrar abundantes licencias de humor grueso y chocarrero en toda la filmografia de Stanley Kubrick.
Unicamente añadir, para terminar, que el final de la película es ridículo, cutre e infantil. Esa moraleja tan ramplona que suelta la meliflua Kidman a su marido (esto iba de celos maritales, ¿recuerdas?) de que "nuestra relación falla por que no hay sexo" debe ser salida de director con altzeimer porque sino no se explica.. Con lo intelectual que fue y nos sale con este epitafio tan simplón. Triste testamento en definitiva de un autor otrora excelente ( los años cincuenta son de una brillantez impecable) y que no consiguió trascender con el último trabajo emprendido (como le pasó a Fellini, a Visconti, a Chaplin, a Ford...) . Sólo nos queda una cosa, que Woody Allen, experto en temática de pareja, conserve por mucho tiempo su lucidez para que los pobres sufrientes del corazón que amamos este tipo de cine de historias sencillas podamos seguir disfrutándolo. Con Allen follando o hablando o haciendo ambas cosas a la vez a lo mejor concluiremos que qué chungo es enamorarse y convivir con el otro o la otra, pero al final todos saldremos ganando, porque todos diremos... I Love You (un mal menor en un filme menor).

1 Comments:

Blogger David Saä Viccenzo said...

Wow, gracias por la contundente información.

6:39 PM  

Post a Comment

<< Home