Thursday, October 27, 2005

FANTASMAS DE MEDIANOCHE




En la galeria de mis monstruos favoritos Acquanetta ocupa un lugar tan privilegiado como el pintoresquismo del que siempre estuvo rodeada su figura peluda y silvestre. Ella pertenece por derechos propios a los nombres de oro del cine fantástico serie B. Sus películas eran pobretonas pero daban muy buen rendimiento en taquilla. Era cine de " pan y mantequilla", complemento de programas dobles o como se le conoce en España, "cine de barrio". El fetichismo actual que revisten las barbas de Acquanetta resiste muy bien las embestidas de los cambios de modas, por que fue la suya una moda atemporal . Ella introdujo lo camp y el glamour en lo siniestro, estrafalaria bifurcación de los mundos plastificados de la productora UNIVERSAL, especialista suprema del cine de evasión en tiempos de guerra.

DIOSAS DE LA EVASION
Junto a Maria Montez e Yvonne de Carlo, conforma el triunvirato estelar de los reinos de fantasia que proponia esta productora ( aunque Acquanetta siempre nos pareció más modesta ). Al parecer la rivalidad con la Montez arranca de posibles envidias de ésta de poder usurparle su trono oriental al frente del reparto de ARABIAN NIGHTS. Esto lo cuenta Acquanetta a años vista, sin embargo los que adoramos a la sultana Montez jamás podríamos negarle su poderío indiscutible en un terreno que pareció desde un principio pertenecerle a ella y a nadie más. En ARABIAN NIGHTS Acquanetta tuvo que conformarse con un pequeño papelito con frase como "chica de harén ". En cuanto a la otra reinona, la de Carlo, experta en danzas del vientre parecidas al tango, a decir de la mujer monstruo había sido una muy firme candidata a protagonizar "Captive Wild Woman", emblema de nuestra aqui homenajeada. Acquanetta en sus declaraciones a FANGORIA (el magazine ) añade que en las memorias de Yvonne ésta la acusa de robarle películas. Sea o no sea verdad, estaba de Dios que unas nacieron para ser reinas del tecnicolor y la otra para el blanco y negro de la jungla.

JUNGLAS CON UN PUNTO DE ESPELUZNE
El
filme emblematico de Acquanetta es desde luego "Captive wild woman ". Dirigido con cuatro perras por el estupendo Edward Dmytrik cumple a la perfección con su concepto ético y estético a la hora de otorgar un tratamiento al género fantástico y que bien pudo iniciar Tourneur con " La mujer pantera ", esto es: encanto visual, gusto exquisito, alusión malsana y la sutileza, siempre la sutileza. Y claro, tanto en "La mujer pantera" como en " Captive wild woman " sus protagonistas eran mujeres monstruo. Desde luego Acquanetta era infinitamente menos bella que Simone Simon, pues Acquanetta hacía de simio. Anticipándose veinticinco años a la genial Kim Hunter otorgó a su papel una veracidad que la hizo ser triunfadora en taquilla hasta el punto de originar dos secuelas más : "Jungle Woman " ( que le dio la oportunidad de trabajar con ese gran actor de carácter que fue J.Carrol Nash) y una tercera parte en la que ella ya no participó (fue sustituida por la inmortal Vicky Lane, pero la peli resultó un fracaso cerrándose definitivamente la serie). Acquanetta, como en tantos casos similares, estaba ya cansada de repetir un mismo rol. Deseaba nuevas oportunidades que curiosamente iban apareciendo en otras productoras. Sin embargo permanecía sujeta a un férreo contrato con la Universal. Por mediación de Dan Kelly se llevaron a cabo los arreglos necesarios para la tramitación de su trasvase a la Monogram ( en fin, no sé lo que era peor ). Alli nadie sabía lo qué hacer con nuestra mujer monstruo favorita. Bueno si, la pusieron en unos cuantos westerns, desubicación total. Y en el ínterin, visita la RKO para regresar a las junglas de papier maché. La esperaba un talludito Tarzán Weissmuller que se defendía como solía hacer, a salto de liana, esta vez de las mujeres leopardo.
No fue su última estancia en parajes salvajes pues años después volvía a interpretar a otra jungle girl en "The Lost Continent"

ACQUANETTA EN ARIZONA
Las amistades en Hollywood de la arapaho Acquanetta ( que todavía no había hecho mención a sus orígenes indios ) fueron pocas pero muy bien escogidas. Asi encontró mucho feeling con su mentor Dmytrik, hizo buenas migas con el gran John Carradine y Lon Chaney y en definitiva con todos sus compañeros de reparto a los que calificaba de educados y muy caballerosos. Supongo que el que más huella le dejaría a la larga fue Jack Ross, un hombre de la televisión en Arizona con el que contraería matrimonio y que la introdujo en el nuevo mundo televisivo. Ya asentada en Arizona, lentamente se fue retirando para dedicarse a criar a sus cuatro hijos.
Las últmas noticias que nos llegaron de Acquanetta fueron las peores que pudieramos recibir pues nos informaban de su fallecimiento. De esto hará cosa de dos años. Queda en nuestro recuerdo su pintoresquismo, tan socorrido en una década y una productora muy concretas, lo mal que asimiló el encasillamiento y por supuesto los buenos ratos de entretenimiento que nos regaló a todos los aficionados al género durante su corta pero curiosa carrera.



0 Comments:

Post a Comment

<< Home