Wednesday, October 12, 2005

Dos películas que la madrugada me trajo

Duermo mal. La doctora me ha dicho que todas esas manchas son pitiriasis. Me asusto y me preocupo. Ella me ha dicho que están desapareciendo y yo las veo aumentar, invadir mi cuerpo. Por eso no duermo nada bien. Ayer a la tarde tuve fiebre, me duelen los huesos. Sencillamente no lo veo nada claro. Qué menos que mandarme hacer un simple análisis de sangre. Mi vida sexcual de tres meses a esta parte está en in impasse. Mis genitales están intactos, pero ¿quién sabe?. La fiebre, las manchas, mi abatimiento...he leido cosas y me he puesto peor de lo que estaba. Asi que por no seguir batallando con la almohada, de madrugada me levanté y me puse dos cintas de video (para variar) haber si me evadia un poco de tanto masoquismo mongo.
Primero puse La Spiaggia. Año 53, de Lattuada. Una coproducción francesa con el protagonismo de la fugaz vamp gala Martine Carol y el popolano sensible y bueno Raf Vallone. Supongo que nuinca habrás oido hablar de ellos, da igual. La Carol es mujer con pasado, de dudosa reputación, una ex prostituta, vamos (¡y aqui sale más Lana Turner que nunca!). Viene a pasar las vacaciones en una localidad costera, hospedándose en un hotel de lujo. El potín de su pasado sale a la luz a través de un antiguo cliente y la Carol es marginada automáticamente por la clientela del hotel.
Es esta película una aguda crítica a la hipocresia burguesa efectuada sin dogmatismos ni moralinas, antes bien de forma solapada en un tono de comedia costumbrista, donde el humor mordaz y el erotismo, tan caro a Lattuada, eliminan cualquier atisbo demagógico .
Erotismo en La Spiaggia: Jóvenes de vistosa lozanía de ambos sexos.. Planos sorprendentemente innecesarios(y turbadoramente dilatados) de guapísimos secándose con los jeans puestos. Tonteos de los mozos en las cabinas (casettos). Espaldas desnudas femeninas. Bañador de algún varón mostrando bastante nalga. Muchachas y muchachos vistiéndose para la fiesta nocturna de forma deshinbida.
Hora y media más tarde ya me he olvidado casi por completo de Jose y de rascarme la entrepierna. Empieza Eva de Joseph Losey. Y esta película es Jeanne Moreau, de profesión la fascinante. Mojada y desgreñada pone un disco de Billie Holiday (el de siempre). Otros momentos fascinadores de la madrugada pasada: ante el espejo adoptándo expresiones de mujer fatal; en la cava, con gafas oscuras mientras acaricia muy erótica un gran vaso de cristal tamaño pecera; volviendo a pinchar a la Holiday en su pick up (desde la suite de un lujoso hotel veneciano. ¡Ah, esa Venecia invernal del festival de cine, aqui tremendamente espectral!); rompiendo, por fin, el disco antes de meterse en la cama; la Moreau fustigadora, implacable del macho/ piltrafa humana. La mistresse Jeanne de nuestros sueños masoquistas y, jalonándolo todo, la atmósfera excesiva y barroca de un Losey máldito (uf, uno más).
Acotación al márgen. Virna Lisi, aqui desgraciada esposa que lleva todas las de perder frente a toda una "Bette Davis en plaquette"(Zúñiga dixit), sale maravillosa. Un auténtico bellezón inmaculado y chic bien distinta a la que nos ofreciera Richard Quine en "Cómo matar a su propia esposa" (una Lisi más tópica, osea opípara mediterranea).

2 Comments:

Blogger David Saä Viccenzo said...

touché

6:53 PM  
Blogger David Saä Viccenzo said...

touché

6:55 PM  

Post a Comment

<< Home